Macará, testigo del viacrucis de venezolanos

La difícil situación económica obliga a ciudadanos venezolanos a salir de su país de origen para buscar mejores condiciones de vida. El fronterizo cantón Macará se convierte en su lugar de paso, permanecen unos días hasta llegar a Perú y luego a Chile.

En la actualidad es notorio observar en calles, plazas y cerca del Puente Internacional, a venezolanos en algunos casos con niños, que levantan carpas a la espera de recibir ayuda y luego cruzar de forma ilegal el río o caminar de pueblo en pueblo por la Vía Panamericana.

Los nativos de Macará se han acostumbrado a este tipo de panorama, en la mayoría de los casos causa tristeza por los cuadros críticos que se observan, incluso la presencia de mujeres embarazadas.

Situación

Según Alfredo Suquilanda Valdivieso, alcalde de Macará, la situación es preocupante porque cerca de 200 y 300 venezolanos llegan de deferentes provincias de Ecuador por vía terrestre para luego cruzar de forma ilegal el Puente Internacional. La mayoría de las veces, solo permanecen unos días en esa jurisdicción para continuar su periplo.

La autoridad menciona que solicitó apoyo a la Acnur, Agencia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Refugiado, para poder extender la ayuda humanitaria. “Como Municipio se entregan kits de aseo, alimentos y otros insumos, pero es necesario ampliar la intervención”.

Solución

Suquilanda, recalca “es necesario la reapertura de la frontera para que exista mayor control, incluso se puedan realizar pruebas de COVID- 19, porque el foco infeccioso de la pandemia se ha incrementado; hasta la fecha hay más de 1.200 casos confirmados”.

En Macará es urgente ampliar el plan vacunas. El cantón cuenta con una población de alrededor 22 mil habitantes, pero solo se ha inmunizado un 10% de la población, refiere la autoridad.

Panorama

Víctor Sánchez Palacios, coordinador de Gestión de Riesgos Ante Emergencias y Desastres de la Cruz Roja Loja, acota que como institución también se han sumado a la entrega de ayudas, implica la ejecución de un “corredor humanitario en algunas ciudades como: Carchi, Ibarra, Quito, donde también permanecen y transitan estas personas en condiciones de movilidad, hasta llegar a Macará”.(I)