La recuperación económica, lento caminar

Hace pocos días el Banco Central del Ecuador publicó las cifras de la actividad económica del segundo trimestre del año 2021. A términos constantes este segundo trimestre registró una actividad de 17.025 millones de dólares. Esta cifra es 8,4% superior al segundo trimestre del año 2020.

Recordemos que abril, mayo y junio del año pasado, fueron los meses del confinamiento mas severo que la pandemia del COVID-19 obligó a decretar. Por lo tanto, la caída de la actividad económica en ese período fue brutal. Que estemos 8,4% mejor, es sin duda un proceso de reactivación, pero considerando las condiciones del segundo trimestre del 2020, ese porcentaje de reactivación nos suena a poco.

Ahora, ¿por qué se provoca este incremento de la actividad económica en el segundo trimestre del 2021? Se genera por la recuperación de las importaciones y las exportaciones, que crecieron 22,3% y 16% respectivamente. La recuperación del sector externo está directamente relacionada con la apertura de fronteras que inició de a poco a partir del tercer trimestre del 2020. También el consumo de los hogares registró un incremento del 10,5%.

La formación bruta de capital fijo, es decir la inversión pública y privada en activos fijos no financieros, aumentó en 9,8%; seguida del consumo final del gobierno que se incrementó en 3,3%.

Si analizamos 3 de los sectores económicos mas importantes del país veremos que existe una recuperación intermitente.

El sector comercial en este análisis interanual se recuperó a nivel nacional en un porcentaje de 12,2%. Este sector fue el más afectado por las restricciones de movilidad, que ventajosamente a partir del tercer trimestre de este año se han empezado a liberar.

El sector agrícola registró un incremento interanual de 0,04%, es decir la recuperación de este sector es tan pequeña que no tiene impacto. El sector agrícola es uno de los que genera un alto número de empleos, por eso es preocupante tan minúscula recuperación. La crisis de la demanda y la iliquidez son dos de las causas que han generado este estancamiento del sector agrícola.

Y, por último, el sector de la construcción ha decrecido el 0,5%. Esto es muy grave. La construcción es la mayor generadora de empleo y su actividad provoca crecimiento en las actividades relacionadas. Sin duda la crisis económica ha contraído muy fuerte la demanda en el sector de la construcción.

En este inicio del cuarto trimestre del año, la pandemia empieza a controlarse y las restricciones son cada vez menores. Por lo tanto, es momento de insertar en nuestra economía estrategias claras y de impacto positivo y rápido para cambiar esa inercia de ralentización de la economía.

Seguro, octubre, noviembre y diciembre de este año, que históricamente es un trimestre de alta demanda, provocará que la economía se recupere. Que así sea!!