¿Arreglaste hoy tu cama?

Diego Lara León

Una de las primeras frases que un estudiante de economía escucha, es ceteris paribus, frase latina que significa “todo lo demás constante”. Como la economía es una ciencia social, existen muchas variables que inciden al mismo tiempo sobre la sociedad, sobre las empresas, sobre las familias. Es muy complejo que un nobel estudiante visualice y entienda cada una de las variables, habiendo tantas alrededor, es por ello que ese término ceteris paribus, lo que hace es “congelar”, “dejar quietas” las demás variables para entender el comportamiento de una de ellas.

Continúa leyendo «¿Arreglaste hoy tu cama?«

50 años fabricando sabor y empleo

Diego Lara León

Los olores y sabores también provocan recuerdos, los que vivíamos en la pequeñita Loja en los años 80, recordamos aquel inconfundible olor a “sabora” y otras especias, al pasar por el parque de San Sebastián. En aquella emblemática esquina de la Mercadillo y Bernardo Valdivieso, una familia lojana trabajaba de “sol a sol” para hacer industria.

Continúa leyendo «50 años fabricando sabor y empleo«

Decisión correcta

Diego Lara León

Para tomar decisiones es fundamental ponerse “en los zapatos del otro”, pero siempre decidir “desde mis zapatos”. Esto quiere decir que, al momento de dictar una orden, disposición o acción, si estamos en puestos de decisión, debemos conocer el criterio de nuestros colaboradores, clientes y personas que se afectarían positiva o negativamente con lo que nosotros decidamos. Sin embargo, desde la teoría gerencial hasta la experiencia empresarial nos dicen que no siempre lo que la gente pide es lo que debemos hacer.

Continúa leyendo «Decisión correcta«

Entre romería y romería

Diego Lara León

Eran inicios de los años 80 y en casa esperábamos con mucho entusiasmo, la noche anterior al 17 de agosto, con mis papás y mis hermanas hacíamos canguil, papas fritas, también en los recordados canastones se guardaban las frutas y las bebidas, se alistaba el famoso “fiambre”, colocábamos la  “colchoneta” en el balde de la camioneta familiar y dormíamos “con un ojo abierto”, esperando ponernos el calentador y las “quetas”, la gorra infaltable para protegernos de inclemente el sol y salir antes que amanezca para llegar a tiempo a tomar el buen café con pan y queso, este ritual gastronómico y de tertulia familiar ocurría un par de kilómetros antes de la imponente Basílica de El Cisne. La caminata tenía una importante fe religiosa, pero también tenía mucho de unión familiar y diversión.

Continúa leyendo «Entre romería y romería«