Crónica de lojanidad

Sandra Beatriz Ludeña

“A orillas del Zamora, tan bellas…”, así versa un hermoso pasillo, como éste suena en el corazón y la memoria colectiva, así también, hay palabras que susurran en el registro cultural de Loja, en donde nace y queda inscrito este periódico del que hoy hablo.

Palabras de esas sobresalientes “De verdes saucedales, tranquilas…”, hay en Loja y existen palabras tempranas como “Crónica de la Tarde”, transitando caminos hechos de verdad, justicia, honestidad para llegar a ser “Crónica de lojanidad”.

Así como la canción pregunta: ¿En dónde está el encanto de aquel primero y ferviente amor? Puedo afirmar que está en escribir el ayer y el hoy. Actualmente escribe la comunidad, pues, hay en este Diario, esas jornadas de los lojanos, de lo que fuimos y somos, de lo que aspiramos, de los motivos por los que luchamos. Sí, es la esencia del “Alma lojana”.

¿En dónde está la madre, la buena anciana todo dulzor? Muy posiblemente, la encontremos en la verdad que se expone en nuestro querido Diario. Sí, una verdad, que se mete con la gente, que sabe de sus dolores, pero, también sabe de su esperanza.

Por eso Crónica amanece temprano, luego de la cobertura y en su sala de redacción el acontecimiento es tratado con objetividad, y al publicar nos transforma. Sus noticias, sus reportajes y el discurso de sus comentaristas, han ayudado al ciudadano a tener una buena provisión de certeza y tomar decisiones urbanas que reflejan su historia.

“Entre las densas olas, bogando a solas va mi dolor”. Pero, también va la habilidad del lojano de recuperarse, así fue, el 01 de noviembre de 1979, cuando la frágil ciudad y su conglomerado humano, apenas parpadeaba su despertar. Partió por un nuevo rumbo, al alba cultural, con su Diario llamado “Crónica de la Tarde”, para encontrar en el asombro de unos, la cotidianidad de otros.

La vida diaria de los lojanos desde aquel memorable año, ha quedado perpetuada en este periódico. Son 42 años, en los cuales Loja ha dejado atrás la sociedad trivial, inmediatista e indiferente, cambiando todo por su crecimiento como la entidad cultural y humana.
“Cuando retornes, llorando decepciones…”: Te encontrarás con Diario Crónica, que es vital, intenso, distinto, asombroso y esperanzador, que escapa al golpe del escándalo y el sensacionalismo y se inclina hacia lo cultural, las costumbres, las tradiciones, que hurga en los sentimientos de su público, que apoya al desvalido y que acompaña al que lucha, hasta hacer de su filosofía, un periodismo responsable, de seguimiento, sereno, recursivo, profundo, equilibrado, pluralista.

Hoy es su aniversario, es nuestro aniversario, de los lojanos. Y parodiando digo: porque “Solo Crónica, con nosotros estará”. Felicitaciones.