Las primeras estadísticas

David Rodríguez

Los cronistas de la conquista comentan que los Paltas contaban con farautes (sabios de la comprensión y realización del lenguaje escrito) y luego con los trujamanes. Ellos hablaron de censo y estadística representada en dibujos pintorescos, callanas, pallares, piedras, muros, alfombras, telas, hojas, algodón prensado y cabuya laborada. De esa manera, los colores de las plumas, de los hilos y del decorado, tuvieron su significado: el verde, el trigo, maíz y productos de la tierra: blanco, plata o paz; amarillo, oro y rojo; sangre, valor, guerra, venganza.

En las residencias de los caciques se registraban a los indígenas como tributos, mismo destino que compartían con los aucarunas, los muertos y recién nacidos. Los varayoc y caporales llevaban los inventarios de los graneros. El registro se llevaba en quipus elaborados por el quipucamayuc. El quipu hablaba del número de ovejas, llamas y animales caseros, al igual que la edad, sexo, producción de lana, leche, crías, inversiones de trabajo, tributos, aumentos y disminuciones de los animales y las personas.

Los quipus tendían a mejorar las pertenencias y producción. Los tambocamayuc se ayudaban con los apunchis, chacrayos, marcayos y llactayos, para llevar un registro de los muertos, vivos y nacidos en la parcialidad. Si llevaban ensartas de maíz blanco se hacía referencia al número de jóvenes y casaderos; las sartas de maíz rojo representaban a los casados; de maíz morocho, los tributarios de trabajo; y, de maíz negro o mulato, los viudos. El sexo estaba diferenciado por el tamaño o forma del cereal. Ha sido el fréjol la esposa del maíz y representante de la mujer.

“La conquista trajo el número arábigo para la operación fundamental y la estadística; trajo la moneda metálica que sustituyó a la de sal (salario) y el cacao. La estadística dio comienzo con el padrón; los principales empadronadores fueron los doctrineros y encomenderos. Padrones de catequización, de trabajo, de tributo, de diezmo y primicias, de mitayos en las minas, encomiendas y obras. El primer censo que se conoce es el de los encomenderos de Loja en 1595” -Paltas, Incas y Viracochas- Dr. Pío Jaramillo Alvarado.

El nacimiento de la división territorial lojana se encuentra en el informe del corregidor Don Ignacio Checa al virrey de Santa Fe en 1765. En el escrito comenta que la jurisdicción comprende cuatro provincias: la provincia de Loja, la de Yaguarzongo, la de Zamora y la de Zaruma y que en la ciudad de la Inmaculada Concepción de Loja se encuentra una parroquia de españoles con 200 familias de mestizos entre los cuales se comprende 70 de conocida nobleza. Las 3 doctrinas: San Sebastián, San Pedro Apóstol y San Juan del Valle, están administradas por 2 clérigos y el prior de los ermitaños de San Agustín.

Nada bueno pudieron hacer los doctrineros que representaban a los poderosos. No podían predicar la dominación de la miseria porque ellos la provocan. Mantuvieron todas las injusticias bendiciendo todo y desconociendo la situación de los hombres. Explotaron a los pobres, en vez de liberarlos.