Democracia y movimientos sociales

Luis Pineda

Hace varios días el presidente del Ecuador acusó a Leonidas Iza de “anarquista, tirapiedras y enemigo de la democracia”. Es necesario ser conscientes de que el objetivo del presidente no es atacar solamente al dirigente de la CONAIE, sino descalificar a la participación de los movimientos sociales en la vida del Ecuador.

El neoliberalismo pretende crear un ambiente de apoliticismo de tal manera que el pueblo vea como única manera de participación política sea el voto que depositamos cada cuatro años. Por ello pretende desacreditar la participación política de los movimientos sociales de manera permanente.

Aprovechemos los análisis de tres personajes que nos invitan a participar activamente en la vida política de nuestro país y defender a los movimientos sociales como los espacios de mejor y mayor participación en los diferentes ámbitos de la vida nacional.

“Nadie se escapa de las dos únicas formas de hacer política: por omisión o por participación. Al quedarnos ajenos a la coyuntura política, ignorar el noticiero, evitar charlas sobre el tema y abstenernos en las elecciones, estamos firmando un cheque en blanco a la política vigente. La omisión es una forma de adhesión a la política y los políticos que, en el momento, dirigen la política del país en el que vivimos.

El otro modo es la participación que tiene dos caras: la de los que apoyan a la política vigente y la de los que actúan para cambiarla e implantar un nuevo proyecto político.” Frei Betto

“Los pobres, ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres, y que nuestra civilización parece haber olvidado… porque la lucha de los movimientos populares nos hace bien a todos.” Papa Francisco.

“Los movimientos populares son los constructores de la democracia.” Hervi Lara Bravo