La importancia de la clase media

David Rodríguez Vivanco

La clase media incluye las agrupaciones denominadas intermedias, clases de transición y tipos clasistas mixtos, según el doctor Jorge Hugo Rengel en su obra “Castas y clases sociales y delincuenciales”. Además, esta clase es importante en nuestra sociedad por su número y calidad, ya que representan hasta cierto punto a la cultura nacional. En sus filas encontramos a los profesionales pobres, los comerciantes minoristas, los pequeños industriales, los estancieros y minifundistas, los técnicos, los empleados públicos y privados, los artesanos y los estudiantes. Grupos que constituyen la base para el ascenso del aldeano y del artesano que deja el campo y el taller para ingresar a la universidad y a los colegios, con el fin de obtener un título que le eleve en categoría económica y social. También constituye la acerba estación de descenso social y económico, trajinado por los terratenientes y los burgueses arruinados y por todos aquellos que han sido incapaces de retener su estatus originario.

El chazo y el campesino criollo, ávidos de trabajo y cultura, también son miembros de esta clase que ríe y llora con la música de todos los tiempos, que tiene la nostalgia del arrimado y la alegría del próspero comerciante. Son el grupo social que tiene más hambre, más sed, más miseria y más esperanza.   

En la clase media están todos los que han tenido mestización exagerada, lo cual no es un retroceso, pero si un destino adverso que tienen los que integran esta clase en un apreciable porcentaje. Más adverso que los chagras y los chazos que viven al lado de los ríos y de las montañas, de los valles y de los hondos tajos hechos por las quebradas y las pequeñas mesetas de esta trepidante geografía. Chazos, chagras, provincianos, criollos y mestizos desarraigados del campo que han venido a refugiarse en los poblados y en la gran mentira de la vida de la ciudad. Cierto que algunos no naufragan en las violentas olas de la pobreza y la angustia, porque se han asido a la tabla del empleo público.

Entre el rico y el pobre, el noble y el plebeyo, surge la clase media heterogénea: profesionales y empleados públicos, pequeños industriales, artesanos y obreros. Por eso la clase media es importante en Loja, ya que, a más de heterogénea, es inestable económicamente y con cierta falta de madurez política. Una clase educada, pero sin base económica, ni estabilidad en el cargo público, por causas de políticas absorbentes; una clase que alienta grandes ideales, aunque viva en pobres realidades.