Nuestra universidad y sus perspectivas

“La educación superior, es la mejor y poderosa herramienta que se puede aprovechar para perfeccionar los destinos de nuestros pueblos”.

La Doctora Mónica Pozo V., vicerrectora Académica-Administrativa de la Universidad Nacional de Loja, sostiene que la educación superior en nuestro país es un bien público, un derecho social y sobre todo una responsabilidad del Estado,   a la vez menciona que estas condiciones configuran el rumbo estratégico fundamental para avanzar en la transformación educativa requerida por un desarrollo sustentable de nuestra región y país.  Señala que la institución tiene algunas perspectivas para la presente década como: Ser una universidad que mantenga estrechas relaciones de coordinación con el Estado, la sociedad y el sector productivo, que forme parte de proyectos nacionales de desarrollo sustentable y que contribuya, a configurar los proyectos de la sociedad futura, a nivel regional y nacional. Lograr que la universidad haga realidad la definición de ser, donde la sociedad permita el florecimiento de la más clara conciencia, como una auténtica comunidad crítica de dicentes y docentes. Conseguir una institución forjadora de personas conscientes y responsables, de profesionales, investigadores formados interdisciplinariamente, dotados de una cultura humanística y científica, capaces de seguirse formando por sí mismos, de adaptar sus conocimientos a las transformaciones y de localizar la información pertinente, evaluarla críticamente y juzgarla para  así poder tomar la mejor  alternativa. Lograr un centro de educación superior donde se contribuya a conservar, defender, acrecentar y difundir los valores culturales propios, fortaleciendo así la cultura e identidad, promoviendo la cultura ecológica y de paz. Ser una universidad donde docencia, investigación y vinculación se integren en un solo gran quehacer universitario, enriqueciéndose mutuamente, y se apliquen a la búsqueda de soluciones para los problemas de la sociedad de nuestra  región sur y  país. Ser una universidad que promueva la integración regional pero sobre todo incorpore en su enseñanza una visión holística del mundo, auspicie la educación global, la comprensión internacional y que sea  capaz de pensar globalmente para actuar localmente.  Ser una universidad consciente de la globalización del conocimiento y por lo mismo integrada a las grandes redes telemáticas académicas y científicas  y que participe activamente en el mundo universitario internacional y nacional. Una universidad que acepte la evaluación y que practique la autoevaluación sistemática de todas sus actividades,  concienciándose  de su responsabilidad social, reconozca que está sujeta a la evaluación por la sociedad. Una universidad que sepa emplear todos los recursos de la moderna tecnología educativa. Una universidad que diversifique su población estudiantil y su oferta académica, incorporando carreras cortas de nivel superior, implementando institucionalmente la educación a distancia. Una universidad inserta en el sistema educativo, del cual debe ser «cabeza» y no simple «corona», preocupada por los niveles de enseñanza que le preceden, a los cuales como Vicerrectorado aportaremos propuestas para su mejoramiento cualitativo, haciendo de la investigación educativa una de sus tareas prioritarias. Una universidad incorporada plenamente en el subsistema de educación postsecundaria, que debería comprender las universidades y todas las demás instituciones de rango superior, con  el  propósito  de brindar a los jóvenes y adultos una rica y variada gama de oportunidades educativas y no únicamente profesionales. Una universidad edificada sobre la base de estructuras académicas y administrativas flexibles, que propicie la reintegración del conocimiento y el trabajo interdisciplinario y transdisciplinario. Finalizo indicando que de esta manera lograran una universidad donde la innovación, la imaginación y la creatividad tengan su morada natural.