Los nocivos liderazgos individuales

Diego Lara León

Cuando nos preguntamos cuales son las sociedades mas desarrolladas del mundo, rápidamente se abre una discusión, que en muchos de los casos se sesga por temas ideológicos. Pero si vamos a los indicadores, pues entonces hablamos de países como Finlandia, por ejemplo. Es muy probable que quien lea o escuche este editorial no tenga la mas mínima idea quien es el Presidente o Primer Ministro de ese país nórdico. Y es que eso es lo que debería pasar, las sociedades que viven y caminan consolidados al desarrollo, no tienen líderes mediáticos, tienen liderazgos colegiados y los actores del desarrollo son quienes deben serlo.

Cuando se escucha de elecciones o de política en esas sociedades desarrolladas, se habla de partidos políticos. Los militantes dicen: “soy republicano o demócrata”, “soy del Partido Popular o del Partido Socialista”, “se dice soy del Partido Nacional o del Colorado”. Recuerdo que hace muchos años en nuestro país los militantes decían convencidos: “soy social demócrata, o soy socialista, o soy socialcristiano, o  liberal”. Si vamos más “casa adentro”, en la Universidad Nacional de Loja, se decía “soy chino o soy cabezón”. Eso sucedía porque se vivían ideales de grupo, con concepto, con ideología definida.

Los liderazgos individuales son nocivos, basta mirar seriamente la historia de las naciones para darnos cuenta que los caudillos le hacen daño a una sociedad. Caudillo es el nombre que se le da a un líder, que maneja bajo su absoluto criterio un grupo humano; y, solo su voz y su imagen es aquella que distinguen quienes lo veneran, siguen o simpatizan. Nunca lo critican aunque haya fallado y ese error los haya afectado.

En estos días se agudizó la crisis política y social en el Ecuador, y desde hace mucho tiempo se ha hecho “normal” ya no hablar de tendencias políticas o de partidos políticos al momento de mostrar preferencias, hoy se habla de correístas, lassistas o nebotcistas, y lo dicen con convicción varios de sus seguidores. ¿No será que parte de la descomposición política que vivimos es justamente por individualizar liderazgos? Cuando fomentamos el surgimiento  o consolidación de liderazgos individuales, estamos reduciendo el futuro, estamos restringiendo una amplitud de pensamiento y de acción.

No es mi tarea decir si aquellos líderes enunciados fueron o son buenos o malos, solo quiero indicar que ellos no serán eternos y que si ellos no formaron nuevos liderazgos, entonces si son malos líderes.

Vamos a construir liderazgos colectivos, con identidad y concepto, con visión y con valores. Las personas somos útiles y valiosas, pero solo las instituciones son duraderas. Hagamos nuestro mejor esfuerzo, pero construyendo un legado. ¿Para qué hacer solos lo que podemos hacer juntos?

                                                                                                       @dflara