Diálogo Conaie y Gobierno

Antonio C. Maldonado V. A. 

El segundo paro nacional de la CONAIE nos dejó una serie de lecciones que no pueden marginarse y que causaron gravísimos perjuicios económicos en un país como el nuestro que recién comenzaba a tratar la recuperación; pues, si por una parte el Gobierno por medio de sus funcionarios señalan que el volumen de las pérdidas que ocasionó el paro nacional resultan deleznables ya que a diario se presentan nuevas organizaciones pidiendo ayuda económica gubernamental por los perjuicios sufridos en sus negocios durante los 18 días de la paralización a la que diariamente se sumaban nuevas organizaciones, todo esto sin tomar en cuenta la situación económica en que quedan los miles de pequeños negocios que no cuentan con organizaciones representativas, asimismo la reparación de los daños materiales y sanitarios sufridos en los Gobiernos Seccionales del país como lo que costó la movilización de la Fuerza Pública durante el indicado periodo. 

El 13 de junio del año en curso se inició el paro nacional indefinido que lo convocaron la CONAIE regentada por Leonidas Iza y la participación de la FENOCIN y la FEINE, conformando un descomunal movimiento campesino multiétnico y religioso persistiendo en su reclamo al Gobierno Nacional la atención de las demandas presentadas por escrito en junio de 2021, solicitando el diálogo para solventar los 10 puntos que ocasionan el actual movimiento a lo que nunca se dio respuesta y que fue atendido este 27, de junio de 2022. 

Ahora se espera resultados que no solamente satisfagan a las partes participantes sino al mayor número de grupos ciudadanos, algo difícil obtener ya que habrá sectores marginados que no se beneficiarán del diálogo y que a futuro reclamarán la reivindicación de sus derechos

La CONAIE, comunidad étnica indígena constituye el 8% de la población ecuatoriana, pero debemos tomar en cuenta que la mayoría de habitantes somos mestizos, fruto de cruce de razas aborígenes con españolas y moriscas; en todo caso, aunque a algunos les moleste las raíces son indígenas y para esas manifestaciones muchos se adhieren, inclusive el cruce con moros que se apoderaron de España durante 9 siglos y tuvieron su sede principal en Granada, ciudad a la que el compositor mexicano Agustín Lara le dedicó la canción que la parte pertinente dice: “mujer que conserva el embrujo de los ojos moros”.