¡Se prende la fiesta!

Efrén Sarango Palacios

Volverán los peregrinos

con la fe en la Virgencita,

volverá mi comadrita

con sus guaguas y vecinos.

Volverán los morlaquitos

con sus cuetes estruendosos,

y sus cuerpos sudorosos

al final de un gloriadito.

Vengan, vengan compatriotas

y visiten nuestra Loja,

y reviertan sus congojas

con la música y sus notas.

Nuestra tierra los recibe

jubilosa y rutilante,

camaradas romeriantes

que la fiesta ya se vive.

Volverán cien mil devotos,

de la Costa, Sierra, Oriente

con sus caras bien sonrientes

y otros sitios muy ignotos.

Vengan, vengan que el cariño

para todos es patente,

venga, venga el presidente,

los ancianos, viejos, niños.

Con la Virgen de invitada

la ciudad cambia de ambiente,

se traslada mucha gente

con promesas renovadas.

El comercio se despierta,

los salones, los hostales,

las veredas, los portales;

es decir, de puerta abierta.

Este agosto es muy festivo,

es anuncio de la feria,

viene el júbilo, la histeria,

la cecina y seco de chivo.

Todo el mundo recibimos

a la Virgen y turistas,

con plegarias, con artistas,

y bondad que traslucimos.