Comunidades de tres cantones afectadas por la quema de caña

En determinadas épocas del año se presentan estos inconvenientes.

Moradores que habitan en parroquias y localidades de los cantones Calvas, Espíndola y Quilanga muestran su preocupación por el proceso de quema de caña, porque afecta su salud y otros cultivos.

Desde hace varios años quienes habitan en localidades aledañas donde se cultiva y cosecha caña de azúcar, muestran su malestar. Incluso antes de la pandemia organizaban marchas de protesta.

A altura de la parroquia El Ingenio, cantón Espíndola, se realiza la quema.

Durante el tiempo que dura la cosecha, familias de sectores cercanos al puente del Río Pindo, en Calvas, Quilanga y Espíndola, se ven afectadas.

En teniente político de la parroquia 27 de Abril (Espíndola), Robinson Jiménez Cumbicus, en diálogo con Diario Crónica, explica que algunos barrios se ven perjudicados, como Las Lajas y El Limonal.

En estos días se encuentran en el proceso de quema y se puede observar cómo se esparce el humo.

Refiere, que se realizan controles con la Policía Nacional para que la quema sea controlada. 

 Situación

La comisaría de policía del cantón Espíndola, Karen Martínez Alvarado, explica que las parroquias 27 de Abril y El Ingenio, donde se realiza el cultivo, existe una mayor incidencia de la actividad.

Sin embargo, se realizan acuerdos con la empresa Malca, para que este proceso se cumpla de acuerdo a las normas y parámetro establecidos.

Incidencia

A  ciertas comunidades de Quilanga y Calvas también suelen llegar residuos, agregan los comisarios de policía de estas dos localidades.

Almida Garnica Castillo, de Calvas, explica que el sector más afectado es el barrio El Pindo, perteneciente a la parroquia El Lucero, por la presencia de ceniza en sembríos y viviendas.

El Comisario de Policía de Quilanga, Jimmy Merino, acota que, a esta situación se suma otra queja ciudadana.

Los camiones, que trasladan la caña desde la parroquia El Ingenio hasta Catamayo, dejan residuos por la vía que conecta a comunidades de tres cantones”. Para ello, se realizan   controles diarios en la vía Quilanga-Gonzanamá, donde pasan los automotores. 

Reclamos

Rolando Mejía Cueva, comerciante, añade que la caída de residuos de caña de los vehículos que transportan el producto, exponen al peligro a los demás conductores que se trasladan por la calzada. (I).