Hablemos de pasillos

Por Ruy Fernando Hidalgo Montaño

El último fin de semana en Loja hubo una inusual agenda de eventos, había mucho de dónde escoger para todos los gustos, de entre ellos había uno, que, particularmente a mí, me llamaba mucho la atención. Era el organizado por la prestigiosa academia Santa Cecilia me refiero al Primer Festival del Pasillo Lojano, evento al que no pude asistir, pero que es digno de todo encomio, desde esta columna felicito por esta excelente iniciativa a los organizadores, de forma especial a Jorge Veintimilla que tengo entendido estuvo comandando la barca, y claro, a los ganadores de esta primera edición, primer lugar Pedro Peralta, segundo lugar Jorge Román, tercer lugar Darío Chávez y Cristhel Sotomayor, algo digno de destacar es que, los tres ganadores fueron temas inéditos. El escenario, el imponente Teatro Nacional Benjamín Carrión. Por eso en esta ocasión, yo les quiero proponer que hablemos del pasillo.

Género que enaltece nuestra música, para el que se ha destinado el primer día de octubre para recordarlo, mediante un decreto durante la presidencia del Arq. Sixto Durán Ballén, y como un homenaje merecido al cantante más emblemático de esta tierra Julio Jaramillo Laurido, siendo el 1 de octubre la fecha de su nacimiento. Seguramente fueron muy pocas las entidades educativas que dieron realce a esta fecha, la gran mayoría preferirá esperar a fines de octubre para festejar la noche de brujas una fiesta que ha ido ilógicamente ganando terreno entre nuestra gente.

Personalmente opino que los planteles deberían organizar ciertos eventos tendientes a dar la importancia que tiene esta celebración. Pero ya no los típicos conversatorios que casi de manera general redundan en lo mismo y se quedan en un papel, que después nadie recuerda, pienso que por parte de los colegios se debería fomentar entre los estudiantes festivales del pasillo consiguiendo auspicios de entidades culturales y artísticas tales como Ministerio de Cultura, Casa de la Cultura, SAICE, por mencionar algunas. Pero tampoco con pasillos conocidos cayendo en una repetición de temas que, aunque son maravillosos exigen una renovación urgente de parte de las nuevas generaciones.

Hasta aquí han sido repetidos hasta la saciedad, pasillos que yo los recuerdo desde que era muy niño, mediante los festivales se impulsaría pasillos inéditos, por ende, se intentaría generar el gusto de los jóvenes por este género nacional, de lo contrario, se caerá en una repetición de pasillos añejos que nadie discute su extraordinario valor poético y musical, pero piden a gritos un período de transición que la juventud está llamada a encarar con talento del que al menos en Loja se presume tener. Son escasos los músicos y cantantes que se han atrevido a incluir en sus trabajos más recientes, pasillos al menos de lo que yo sé a nivel nacional Juan Fernando Velasco, quien hizo una recopilación de temas de antología, en Loja Camilo Bustos hizo un tema inédito llamado Letargo, Santiago Erráez y ese pasillaso, “Corazón” Rubén Alvarado con un lindo tema, “Para olvidar tu nombre” interpretado con enorme calidad por Carolina Cevallos. Después, no se de alguien que haya dado prioridad al pasillo en sus producciones. Otro punto que a mi criterio hay que tomar en cuenta, es la propuesta estética de un pasillo tanto en lo poético como en lo musical, por el momento es todo amigos ya tendremos más tiempo para que hablemos de pasillos.