Votar es un derecho y un deber de todos los ciudadanos

Campos Ortega Romero

En la lid electoral que se desarrollará el 05 de febrero del presente año, en nuestra ciudad y provincia de Loja se elegirán nuevas dignidades, como: prefecto, vice prefecto, alcaldes, concejales urbanos, rurales, vocales de juntas parroquiales e integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs). Constituyéndose en el gran momento en el que decidamos quiénes serán las próximas autoridades, de nuestra ciudad y provincia, signándoles la responsabilidad de administrar transitoriamente los recursos provinciales. Todos los lojanos reconocemos que las elecciones de autoridades constituyen un accionar muy importante para nuestro presente, pero ¿Qué tan seria tomamos esta responsabilidad? ¿Qué tanto pensamos y reflexionamos sobre nuestros votos? ¿Qué tanto evaluamos los diferentes aspectos de los candidatos y candidatas para no quedarnos solo con el gesto superficial de los mismos? 

En el período de las elecciones, todos oímos hablar de cuán importante es elegir a los candidatos en quienes pretendemos confiar nuestro voto, algo que para unos resulta ser muy fácil y para otros un desafío, después de todo, son los principales responsables de nuestro futuro en los próximos años. Pero ¿cómo hacer esa elección? ¿Cómo decidir entre tantos candidatos y partidos? Sabemos que no es un proceso tan simple. Por eso seleccionamos algunos criterios del politólogo mexicano Omar Camilo Muñoz, que deben ser tenidos en cuenta a la hora en que usted elija su voto.

Como primer paso revisar con una mirada crítica y no pasional, su experiencia en la gestión administrativa durante los cargos públicos asumidos con anterioridad, esta revisión nos exige calificar sus obras y su buena ejecución de proyectos en beneficio del bien común y no de pocos sectores sociales, recordemos que un gobierno debe administrar bien tanto para los sectores vulnerables como para los sectores en crecimiento económico. Consulte sobre la hoja de vida de sus candidatos y compare su experiencia y formación en cargos similares al que se postula. En este punto nos debemos preguntar ¿Qué licenciatura o estudios posee y en qué áreas? ¿Cuáles son sus competencias académicas para administrar?, ya que es indispensable que tenga la adecuada preparación para el cargo por el que compite. Esto le dará una idea de sus habilidades, aptitudes y competencias para el puesto según las necesidades que perciba y necesite nuestra provincia y su capital.

Consultar sobre su historia de vida y estilo, quiénes son sus amistades y que círculos sociales frecuenta, cuáles son sus creencias y valores. Lo anterior le dará mayor conocimiento sobre la visión de vida que posee cada candidato y cuál será la ideología o línea de pensamiento de su gobierno, en caso de resultar electo. Vale aclarar que las redes sociales pueden informar o desinformar, por eso es preferible consultar las páginas oficiales de cada candidato y los análisis periodísticos que están bajo los entes de control, estas son las mejores alternativas para informarse.

Observar su entorno mediático, es decir aquellos políticos y asesores que los rodean, ya que es muy probable que estas personas formen parte de su gabinete. Aquí incluimos a la gente del partido que lo postula y sus antecedentes, las relaciones con empresarios y su cercanía a la sociedad como mediador y pacifista, es decir, como constructor real de sociedad. Para cumplir este punto se aconseja asistir a algún evento de cada uno de ellos y observar quienes lo siguen, si tiene personal de seguridad, quienes son su gente de logística y apoyo. Así podrá darse cuenta de que tan cercano está a la gente y cómo trata a sus diferentes públicos. Si es paciente y escucha, o es falso y solamente está “posando para la foto”.

Considere su historial como político y quién financia su campaña, es importante tratar de saber de dónde salen los recursos para financiar a cada uno de quienes aspiran a ocupar los cargos mediante el voto popular y a tener claridad quiénes los apoyan; si las obligaciones que ha tenido anteriormente las ha terminado y que resultados ha dado; si ha tenido problemas en su partido o se ha cambiado a otro. Así podrá darse cuenta si está ante un candidato confiable y un político de convicciones o simplemente se trata de una persona que se mueve por conveniencia, que salta de cargo en cargo o de partido en partido, sin importar si cumplió con sus compromisos y encomiendas anteriores. También podrá conocer si se ha mostrado como una persona íntegra, responsable y honesta y, lo más importante, comprometido con la ciudadanía. O si sólo se trata de un ser manipulable confeccionado por el marketing y la publicidad de los medios.

 Después de haber considerado lo anterior, seguramente el voto que formule será la consecuencia de una elección bien direccionada, con la inteligencia y discernimiento suficientes, entendiendo que votar es un derecho y un deber de todos los ciudadanos. Así sea.