Activar el modo emprendedor

Por: Sandra Beatriz Ludeña

Ciertamente, cada vez vivimos en sociedades mucho más complejas y las cosas parecen más inciertas, hay mucha gente quejándose de lo difícil que es resolver la vida, pero no estamos haciendo cambios, tal pareciera que nos hemos quedado adormecidos, esperando que alguien más genere las soluciones y esto solo sucede si encendemos algo espiritual y a la vez material; moverse, fallar, aprender y reintentar, así funciona el modo emprendedor.

Pero, para activar ese “modo emprendedor” tenemos que cultivar habilidades, una de las más importantes es vender haciendo el bien al otro. Las personas en general cuando escuchar la palabra vender, tienen una imagen vaga, extraña, ajena. Sin embargo, todos vendemos.  En realidad, vender es transferir una emoción. Así, en el hogar, cómo se consigue que todos los integrantes sean colaborativos, es cuestión de transmitir esa emoción de unidad. En una empresa, ¿cómo el líder consigue que los empleados trabajen motivadamente y luchen por los objetivos empresariales?  Pues, se lo hace transfiriendo el sentido de identidad con la empresa y la visión empresarial.

Vender es comprender al otro, persuadir, influenciar, con el objetivo de llevarlo hacia un escenario donde se produzca una ganancia compartida. Por esto, aseguro que aprender a vender no solamente es necesario para quienes tienen empresa, si estamos buscando encender nuestro modo emprendedor para un mejor futuro, es necesario aprender esta habilidad, que funciona en todos los ámbitos de la vida. Solamente por decir, tengo que recordar que una madre de familia vende bien la idea a sus hijos, para que se cepillen los dientes y hagan su cama, cosas que se enseñan con amor y rigor son básicas para el éxito y parte de la cultura familiar que se trasmite de generación en generación.

Otro de los aspectos clave es incorporar nuevas habilidades al diario accionar.  Todos los días estar consciente de transferir deseos a objetivos y luego de objetivos pasar a metas. Ahora lo explico: Un deseo solo es una idea, luego esa idea hacerla objetivo mediante una técnica como la SMART (Específico, Medible, Alcanzable, Relevante y Temporal).  Al principio es confuso, porque no estamos familiarizados con el tema, pero, si lo hacemos hábito, y luego al objetivo lo enmarcamos en meta que tiene plazo de cumplimiento, habremos activado un modo de realización.  

Finalmente, para conseguir encender el “modo emprendedor” hay que practicarlo, no es algo demasiado complejo, pero, requiere constancia y estar consciente del deseo hecho meta para activarnos como emprendedores exitosos, y repetir, repetir, repetir.  Los resultados no tardan en manifestarse, el éxito en lo propuesto traerá grandes satisfacciones.