Espíndola se quedaría sin Distrito de Salud

Espindolenses rechazan que el Distrito de Salud se maneje desde Calvas

Como era de esperarse el Distrito 11D05 Salud de Espíndola por acuerdo ministerial cambiaría de lugar y pasaría a ser manejado desde el cantón Calvas. La alcaldesa de esta jurisdicción, Sonia Jiménez, expresó su rechazo a esta acción y más durante la pandemia.

Situación

Expresó su rechazo rotundo a las medidas adoptadas por las autoridades del Ministerio de Salud Pública. “La unificación de los distritos de esta cartera de Estado va en desmedro del progreso y desarrollo de los pueblos. Es inaudito que en plena pandemia cuando se está enfrentando un gravísimo problema sanitario, tras vestidores se desmantele el escaso sistema de salud que tenemos en nuestro cantón”, dijo la alcaldesa.

Agregó que entiende la situación económica que atraviesa el país, por ello lo que defienden es que no les quiten el Hospital Básico de Amaluza, más cuando se hablaba de una repotenciación, pero con estas decisiones retrógradas se convierte en una utopía.

La burgomaestre pidió el respaldo de las autoridades de los representantes de Gobierno en territorio para continuar la defensa de que no se quite el hospital, más aún cuando se trata de una pueblo fronterizo geográficamente aislado donde no solo se atienden ciudadanos espindolenses sino también del vecino país del Perú y del cantón Chinchipe de la provincia de Zamora Chinchipe.

Indicó que en conjunto con la Junta Cívica que se conformó para este fin, continuarán la defensa de la permanencia del Distrito 11D05 Salud-Espíndola-.

En días anteriores el alcalde de Macará, Alfredo Suquilanda, en una entrevista a Diario Crónica, también señalaba que el Distrito 11D07 Macará-Sozoranga pasaría a ser manejado desde la ciudad de Alamor (Puyango).

Economía

El inconveniente de que Espíndola se quede sin distrito de Salud y con ello el Hospital Básico, se suma la economía de sus habitantes, quienes la pandemia de la COVID-19 les provocó serías complicaciones en su diario vivir debido a los escasos recursos que dejaron de percibir por las medidas de confinamiento.

Este pueblo, el 90% de su economía se basa en la agricultura, la cual las lluvias registradas en estos días les han dado respiro a las plantas, en especial para quienes no tienen riego.

Samuel Gonzaga, agricultor de ese sector, indicó que las medidas restrictivas impidieron que saquen los productos a la venta, provocando que muchos se dañen. “Nosotros, a pesar de la pandemia, trabajamos y esto nos permitió llevar un plato a la mesa. Ahora con el cambio de semáforo estamos tratando de vender café, yuca, papa, con el propósito de solventar las deudas y comprar alimentos para nosotros y nuestros animales”.(I).(FJC).