Flexibilidad

Diego Lara León

Mis actividades profesionales actuales me han alejado por un tiempo de una de las cosas que más me satisface, ser profesor. En mis casi 20 años de docente universitario dirigí y fui parte del tribunal que revisaba tesis de grado de decenas de hoy profesionales. Con el tiempo aprendí a iniciar la revisión de esos trabajos de fin de carrera aplicando una simple estrategia, pedir al tesista que me entregue la estructura inicial y la estructura final de su trabajo de investigación, si ambas eran idénticas, casi seguro que el trabajo no estaba acorde a la realidad, y la explicación es muy simple, cuando un tesista decide investigar, el tema le es desconocido, mientras avanza en la investigación va descubriendo cosas que deben ser incluidas y otras que deben ser retiradas, por lo tanto el resultado final debe tener  el mismo objetivo, el mismo concepto, lo que ha cambiado es el cómo llegar y el resultado buscado. Un investigador debe ser humilde, saber que no sabe y tener una gran capacidad de aprendizaje y adaptación, en otras palabras, tener flexibilidad.

Por otro lado, un empresario realiza una planificación anual, quinquenal, decenal, es decir, planifica a corto, mediano y largo plazo. Las empresas que fracasan son aquellas que se olvidan de seguir un plan o las que lo siguen al pie de la letra. Similar al caso del tesista, un empresario debe ir ajustando su plan, sus estrategias, sus gastos, sus proyecciones, y lo debe hacer en base a la realidad cambiante del mercado y la sociedad. La clave del éxito de una empresa es su capacidad de adaptación, otra vez, eso se llama flexibilidad.

Vamos por un tercer ejemplo: ¿Cuál es la diferencia entre un vidrio normal y un vidrio blindado? La diferencia es que el vidrio blindado resiste más ante una fuerza externa que busca dañarlo. Si lanzamos una piedra sobre un vidrio normal es muy probable que éste se rompa, si lo hacemos con la misma fuerza sobre un vidrio blindado hay la gran probabilidad que éste resista. Entonces, diríamos que el vidrio blindado es más resistente, pero ¿se han preguntado por qué?, algunos dirán porque es más duro, pues es la respuesta equivocada. El vidrio normal se rompe justamente porque es duro y no puede absorber la energía de la piedra en movimiento y esto lo hace volar en varios pedazos, por el contrario; el vidrio blindado, por su parte, resiste a la fuerza de la pedrada porque es flexible y esa cualidad le permite absorber y disipar la energía.

Conclusión amigos emprendedores, no busquen tener emprendimientos duros, tengan emprendimientos fuertes y flexibles, aprendan a adaptarse a los cambios del mercado y la sociedad, no importa si tienen que ajustar muchas veces sus proyecciones, lo importante es no cambiar de horizonte, lo importante es no dejar de soñar.