Post-covid y demanda

Diego Lara

Los galenos, héroes de esta crisis sanitaria nos dicen a diario que las personas que gozan de buena salud, hacen ejercicio y comen sano tienen una alta probabilidad de sobrellevar el contagio del COVID-19 y no sufrir severas secuelas; a diferencia de personas que arrastran problemas de salud, patologías prexistentes, malos hábitos alimenticios y sedentarismo, estos últimos en cambio tendrán serios problemas si sufren el contagio.

Haciendo una analogía entre el ser humano y los países, podemos decir que un país que tenía una economía sana antes de la grave pandemia que nos ataca, tendrá alta probabilidad de recuperarse pronto de la recesión económica, al contrario, los países que estaban con su economía enferma y por tanto eran débiles, tardarán mucho tiempo en recuperarse, varios expertos hablan de hasta 5 años como el tiempo promedio para alcanzar una recuperación económica.

Existe ya muchos documentos, estudios, webinars y análisis que hablan sobre la Reactivación POST-COVID, el error es pretender aplicar las estrategias, acciones y normativa para la reactivación cuando pase el COVID. Debemos entender y aceptar que ya estamos viviendo el POST-COVID, pese aun a seguir en el COVID.

¿Cómo es posible vivir una crisis y post crisis al mismo tiempo? Pongamos como ejemplo el terremoto de Manta en el 2016, a las 18:58 del 16 de abril la tierra tembló y cegó la vida de cientos de compatriotas y destruyó pueblos enteros; y, a las 19:00 horas de ese mismo día ya vivíamos el post terremoto. Hemos estado acostumbrados a vivir crisis humanitarias de corto aliento. Esta pandemia quizá tiene fecha de inicio, pero aún no tiene fecha de culminación, y lamentablemente va de la mano con la grave crisis económica que ha provocado. Por lo tanto, debemos despertar y actuar de inmediato en todo lo necesario para afrontar desde ya el Post-COVID.

Hablando de reactivación productiva, esta es una crisis de demanda mas no de oferta. Oferta hay mucha, decenas o cientos de personas y empresas promocionan sus productos de diferente tipo y los hacen a unos posibles compradores reacios a adquirir esos productos por diferentes razones. A estos posibles compradores la ciencia económica los llama DEMANDA.

Esta pandemia ha generado una crisis en la cantidad demandada, es decir, aquellos compradores que antes adquirían una cantidad determinada ahora compran menos, pero también la pandemia ha generado una crisis en la demanda, es decir, hemos perdido compradores, se han ido, ya no compran nada, sobre todo en productos que no son de primera necesidad.

Esta semana mi pedido a todos ustedes que son compradores, es momento de ser más selectivos para comprar y compren de ser posible a la oferta local, al productor local.