La falta de liderazgo político, fracaso seguro de nuestros representantes

Víctor Nivaldo Angüisaca Guerrero

Partiendo de la conceptualización de liderazgo, se determina como un conjunto de habilidades que un individuo debe tener para influenciar en una persona o grupos de personas con el propósito de lograr cumplir metas y objetivos, de tal forma que hablar de un líder político, es aquel individuo que debería mantener actitudes, de persuadir a personas, grupos de personas u organizaciones con el afán de conseguir su vinculación o adhesión mediante un pleno desarrollo de gestión en el entorno donde se encuentre, pero actualmente podemos establecer que muchos líderes políticos o falsos líderes que se consideran políticos, tienden a perder espacio a causa de muchos errores que cometen, por su desconocimiento e inmadurez frente a sus colaboradores, equipos de trabajo y sobre todo con la comunidad.

Los falsos líderes utilizan comportamientos no tolerables o que a la fuerza quieren lograrlo, y se hacen ver en ellos sujetos que no tienen personalidad o facilidad de palabra para poder captar; ahí es donde se identifican estos malos líderes porque demuestran lo negativo de ellos, son arrogantes, carecen de respeto a sus colaboradores, equipos de trabajo, electores y comunidad en general, a tal punto que no emiten confianza, son desorganizados, negativos, testarudos, no escuchan y solamente se manejan en función de números, datos y estadística, este comportamiento desata un estrés y frustración de sus colaboradores y por lo general no logran ganar absolutamente nada invierten dinero no miden causas, efectos pero si tienen claro que quieren llegar como sea a cumplir sus objetivos y metas sin mirar las consecuencias que puedan acarrear.

Es importante recapacitar ahora que se avecinan campañas electorales e identificar que tipos de líderes nos asomarán. Como electores no nos dejemos llevar por regalías, por falsos discursos demagógicos, sino más bien veamos personas honestas con criterio y que sean líderes de verdad con proyectos claros y reales.