La gran importancia para Loja del Parlamento Andino

César Correa

Macará es el cantón con mayor abundancia y variedad de relaciones con los habitantes del Perú, las que en muchas circunstancias han atentado contra su desarrollo y tranquilidad, sin que el Estado ecuatoriano haya afrontado las situaciones con la debida diligencia y entereza, para conseguir la equidad y respeto.

También esas relaciones son de vital trascendencia para miles de familias de Zapotillo, Calvas, Espíndola, así como para Chinchipe, en la provincia de Zamora.

Hoy el comercio de Macará languidece, por las restricciones del paso de mercaderías desde el Perú. En los tiempos de Fujimori fue al contrario, no se permitía pasar nada hacia las poblaciones de Piura, para proteger a la industria peruana.

Tal como están las cosas es un dolor de cabeza la comercialización de combustibles, arroz, maíz, cebolla, licores, electrodomésticos, ropa, estupefacientes, sin que haya un intento serio para llegar a acuerdos mutuamente convenientes.

Fujimori torpedeó el acuerdo de establecer el libre comercio de Perú con Ecuador, Bolivia y Chile, al que se había obligado como miembro de la Comunidad Andina. Llevamos casi 3 décadas de retraso, sin perspectivas de mejorar el proceso en el futuro inmediato.

La legislación andina es muy rica, por la cantidad, en la regulación de las actividades humanas, aunque en la calidad es deficiente. Solo en lo relacionado con el transporte tenemos un frondoso código, que se aplica a diario en las transacciones con Colombia, pero acá es desconocido.

Para comprender bien las oportunidades que hemos perdido, comparemos Macará con Huaquillas. La ciudad orense ha crecido 50 a 1, por haber aprovechado bien su condición de ser fronteriza, beneficiando además en gran proporción a Machala.

Loja no puede perderse la ocasión de tener a alguien tan capaz como Verónica Arias en el Parlamento Andino, para defender los intereses integracionistas de nuestra provincia y la de Zamora Chinchipe. Y, por supuesto, debemos apoyar a los candidatos a asambleístas que categóricamente nos propongan proyectos concretos para convertir en ventaja nuestra ubicación en la frontera binacional. Que no nos salgan nuevamente con la tomadura de pelo de crear una Zona Franca; necesitamos algo realizable, sin más esperas.