“Conectadas y Seguras”

Rover René Robles Rodríguez

Hablar de las niñas es un tema muy controversial en la época en la que vivimos, hoy quiero tomar la posta de joven comprometido con la igualdad de género para hablar de ello, cada 11 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Niña y el Movimiento Por Ser Niña como de costumbre y desde 2016 organiza la toma de posesiones de niñas en varios cargos de suma importancia a nivel de país.

Es de trascendental importancia conocer la situación en la que viven muchas niñas en la actualidad, como es de conocimiento mundial la pandemia de COVID-19 llegó a nuestras vidas para enfrentarnos a grandes retos, desde emplear teletrabajo hasta estudiar en modalidad on-line, pero para ello se necesita tener acceso a internet y a dispositivos digitales que faciliten estas modalidades, las niñas han sido un grupo relegado por siglos, y se podría considerar que por todos los gobiernos de la historia de nuestro país.

Esta situación nos invita a unirnos, hoy más que nunca para que esto de alguna manera cambie, pero ¿qué podemos hacer o cómo podemos aportar a este cambio? Pues existen muchas formas de ser parte del cambio y una de ellas es a través de la donación de dispositivos digitales que tienes en tu hogar y que por alguna razón dejaste de utilizar, es una de las tantas formas que podemos brindarles apoyo y que puedan continuar con sus estudios.

Si queremos ser parte del cambio no hace falta sentirnos presionados para ayudar a quien nos necesita, ya es hora de arrimar el hombro y aportar con un granito de arena para que las niñas tengan un mejor acceso a las oportunidades que la vida les puede otorgar, no es el momento de sólo quejarnos por las situaciones difíciles y duras que vivimos ahora es tiempo de empezar a construir un mejor futuro con una sociedad más justa, equitativa, solidaria, y a la vez próspera, donde las niñas y los niños tengan un futuro prometedor.

A usted que se tomó el tiempo de leer este artículo que con cariño escribí, lo invito una y mil veces a seguir luchando, entonces y solo entonces podremos gozar de la igualdad que tanto deseamos.