A reflexionar ecuatorianos de corazón

Paúl Maldonado

El presente, hace referencia a la sociedad actual e identifica los cambios que podríamos realizar para mejorar la calidad de vida de nuestros habitantes.

Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; las personas debemos ser así. Queremos hacer felices a los demás, no convertirnos en infelices. Por un lado queremos ayudar a los demás, pero siempre y cuando nos ayuden a nosotros.

Las personas que hacemos feliz a otra persona la mayoría de las veces queremos recibir una respuesta. Es decir, si la persona con la cual hemos interactuado no nos facilita recompensa, nosotros dejaremos de proporcionarle felicidad. La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas. Solo hace falta mirar a la primera potencia mundial que está totalmente interesada en el petróleo y no tiene en cuenta las necesidades de los otros países porque estos no le generan ganancias. Tienen la necesidad de realizar la venganza y, la incapacidad de perdonar. Estas son las dificultades que tenemos las personas en perdonar y por ello generamos más odio entre nosotros. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El capitalismo y la tecnología, han creado abundancia y, nos dejan con las múltiples necesidades. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Los avances tecnológicos son constantes pero el problema principal es que estos avances tecnológicos que facilitan la búsqueda de la felicidad solo llegan a las sociedades pudientes. Lo que hace que las sociedades más pobres tengan que vivir con más dificultades. Más que maquinas necesitamos humanidad. Más que inteligencia requerimos tener bondad y cariño. Para que la sociedad avance de una manera adecuada la persona necesita ser consciente de lo que sucede en el mundo y no únicamente de lo que le afecte a él. Esto provoca un sistema de ignorancia el cual hace que los poderosos tengan aún más poder y el pobre sea aún más pobre. Los avances tecnológicos y científicos, facilitan y alargan la vida de las personas, pero a estas facilidades solo tiene acceso un tercio del mundo. Los inventos científicos, nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos. Existen inventos que se han creado para mejorar la sociedad y facilitar la vida de las personas. El internet es el ejemplo más sonado, el cual ha hecho que todas las personas podamos comunicarnos, pero por otro lado nuestros datos pueden ser usados de forma maliciosa.

Hay inventos que se han generado por el simple hecho de tener miedo a otros, como podría ser el invento de las armas de fuego la cual únicamente se utiliza para generar dolor a otras personas. Sociedad ecuatoriana, no nos entreguemos a ésos que en realidad nos desprecian, nos esclavizan, reglamentan nuestras vidas y nos dicen qué tenemos que hacer, qué decir y qué sentir. Nos barren el cerebro, nos engrosan, nos tratan como semovientes y como carne de cañón. No nos entreguemos a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de hierro. Esto es indiscutible ya que, todos los países tienen su tipología de educación. Si te apartas de ella serás tratado como un extraño o un desperdicio de la sociedad a la cual perteneces. La educación que dan en los colegios es similar en todos los sitios y, cada persona es un mundo. Por ello cada individuo debería recibir una educación diferente. Ha esto hay que añadir que para los políticos únicamente somos datos que se muestran en el gráfico, exceptuando los casos en los cuales las personas son excesivamente ricas en comparación al resto de la sociedad.

Concluyendo esto, es que al final todas las personas somos diferentes, pero actuamos para buscar nuestra propia felicidad sin tener en cuenta la felicidad del resto. Cuando en realidad la búsqueda de la felicidad debería ser de forma familiar y social, buscando la unión e integración para que las sociedades funcionen mucho mejor. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio, la injusticia, la inequidad y la intolerancia.