Crónicas de color y vida

Sandra Beatriz Ludeña

Los Betancourt con otros soñadores y su Diario Crónica, se dedican al arte de hacer y editar periodismo por más de cuarenta años. El medio de comunicación ha reflejado una ciudad en expansión por décadas. De la mano de la “Crónica”, Loja ha crecido y se le ha tomado el pulso en cada acontecimiento. En las historias no clausuradas de este Diario, hay un alma aguerrida de lojanidad.

En la tarea, tanto al norte de las ideas como al sur de las experiencias, el acontecer de esta comunidad ha sido comunicado, con periodismo serio, de altura, debidamente contrastado.

En sus historias se presentan problemáticas, otras veces, esperanzas, alegrías de una ciudad multicolor. Lo social es así, multi-variante y el Diario sabe abordar la noticia con propósito y se adapta al cambio, pues, pasó de impreso a digital en un cerrar de ojos. Un titular de esos que nos alegran dice: “Gonzanamá festeja 77 años de cantonización”.
Traspasa fronteras y genera la noticia: “Esmeraldas muestra sus atractivos turísticos”. Y luego desarrolla así: “Una comitiva de periodistas lojanos viajó como parte del Fam Press Trip Loja-Esmeraldas. Diario Crónica integró la delegación con miras a promocionar la provincia del norte,…”.

Una noticia que hace conciencia en la auto-responsabilidad nos advierte: “Loja e Imbabura alcanzaron la mayor tasa de mortalidad”.

Los caminos son difíciles y salir adelante con un medio de comunicación es proeza. Son muchas cosas al mismo tiempo. A veces, este tipo de espacios son atacados, quedan huellas visibles. Ni siquiera se sabe qué o quién las causó, pero, esas afrentas fueron convertidas en oportunidad del día, el Diario sabe cómo manejarlo.

Tal vez, resulte increíble decir que el Diario tiene su piel, experimenta sus dolores internos, sin que acoja pretexto para rendirse. Más bien, las dificultades son vías de manifestar otras formas de vida, convirtiéndose en multidireccional y multicanal. Dando sus señales a través de redes sociales, direccionándose temáticas diversas como: cultura, turismo, política u otras. Espacios coloridos que traen sensación renovada e informativa.

Para el equipo de Diario Crónica de Loja, ha sido importante dotarle de vida propia al medio, con identidad, mensaje y por dentro el deseo de no rendirse, trabajar, mejorar; lo que abre a los lectores otro tipo de posibilidades de lectura. Como si el periodismo empezara a ser ganado por la experiencia de vivir la noticia, como si el hecho fuera más importante que cualquier otra cosa. Y en ese punto, “Diario Crónica” es a la vez, cátedra de vivencia humana. Felicitaciones por generar comunicación más allá de los límites de las hojas, la tinta y el gris, haciendo crónicas de color y vida.