Comerciantes marcharon por la reactivación de las ferias libres

Comerciantes y productores minoristas marcharon por las principales calles de la ciudad para exigir al Municipio de Loja la reapertura de las ferias libres en San Sebastián y La Tebaida, los días sábados y domingos. Ellos cuentan con todas las medidas de bioseguridad.

Situación

La pandemia de la COVID-19 hizo que las ferias libres que, por más de 30 años se venían desarrollando en los sectores de San Sebastián y La Tebaida, se suspendan por el tema de posibles contagios por la aglomeración de personas.

Sin embargo, han pasado más de 8 meses y los comerciantes piden al Municipio de Loja su apertura, para ello han presentado todos los protocolos de bioseguridad para un comercio seguro. Son más de 1200 comerciantes: 800 en San Sebastián y 400, La Tebaida.

Melina Suárez, una de las comerciantes, mencionó que necesitan trabajar en los espacios destinados para este fin y sin ser perseguidos por los funcionarios del Ayuntamiento local.

“Al principio nos dieron un espacio para laborar en el sector La Banda los días viernes y sábado, pero en este sitio no vendimos ni USD 3 en un día cuando nosotros invertimos más de USD 250. Los recursos no alcanzan ni para pagar el flete”, dijo.

Añadió que “la ciudadanía quiere las ferias libres, incluso los moradores han solicitado su regreso, pero por dos ciudadanos (tienen dinero) se están oponiendo y las autoridades les hacen caso, mientras tantos cientos de comerciantes se mueren de hambre junto a sus familias”.

Bioseguridad

Suárez manifestó que no les quieren dar los respectivos permisos para laborar porque supuestamente los casos van a aumentar, esto es falso, ya que antes de las ferias libres estos sectores fueron los puntos principales de coronavirus y llevan más de 2 meses trabajando y no hay repunte de casos.

Además, cuentan con pediluvios, alcohol o gel desinfectante y un arco de desinfección para la ciudadanía. El único acceso a la feria es por este instrumento colocado en un sitio estratégico, como la calle 18 de Noviembre.

Por su parte, Luis Macas, comerciante minorista del cantón Saraguro, destacó que “el pueblo se cansó de estar encerrado y necesita la apertura de las ferias libres porque les urge trabajar, la gente quiere comer. No nos va a matar la pandemia sino el hambre”.
“Tenemos hijos que están estudiando y necesitamos recursos para pagar el internet. Si no nos permiten trabajar de donde vamos a obtener, si no hay una fuente de trabajo”, puntualizó.

“Traen quesillo, huevos, queso, verduras frescas que se cultivan en el cantón Saraguro y la no apertura de las ferias hace que nosotros perdamos mucho, ya que las plantas, frutos y más productos de primera necesidad se dañan”, reiteró.(I).(FJC).