El arte de interpretar el mundo

Sandra Beatriz Ludeña

Con el paso del tiempo el ser humano, realiza lecturas que rebasan los límites del texto, yo tuve la suerte de aprender a través de la Filosofía. Ver y entender la vida es un asunto para mentes ágiles, trascendental es su ejercicio y de uso obligatorio para el que vive.

Se aprende a realizar preguntas, y con cada pregunta viene la respuesta. Pensar, analizar, encontrar la lógica e interpretar el mundo e inclusive transformarlo.
No es sencillo, la Filosofía es muy amplia, se divide en dos ramas que hacen oposición en el conocimiento humano, la filosofía materialista que tiene como base la ciencia y la filosofía idealista que es subjetiva y tiene su base fundamental en lo teológico.
Muchos de los problemas que atraviesa la sociedad actual, quizá se deben a que nuestras generaciones tienen un vacío filosófico. Hay, quienes creen y declaran, no entender cómo es que se puede ser revolucionario sin haber leído a Marx. Esto afirma que no se puede transformar el mundo sin aplicar filosofía marxista.

Sin embargo, no falta quién discuta que Jesús fue un revolucionario, que ejerció con tanta intensidad su filosofía idealista, que ha trascendido el tiempo y transformado el mundo.

Por lo expresado, quienes hacen carrera filosófica, estudian también tratados como: Metafísica, Cosmología, Teodicia, Antroposofía; o lo que es lo mismo: Teodicea, Cosmogonía, Antroposofía o Antropología.

La oposición entre las corrientes de la filosofía se ha visto trastocada con los descubrimientos de la física cuántica. Independientemente de la ideología, las cuestiones de ética y moral solo se encarnan si los conocimientos filosóficos son fuertes. Por eso, la necesidad de la lógica, crítica, hermenéutica filosófica. A pesar de lo expresado, algunos preguntan ¿Para qué sirven todo eso?

Desde mi experiencia personal digo, no sería mi vida lo que es, no sería capaz de crear ideas y comunicarlas, si no hubiera encontrado en mi camino a la madre de todas las ciencias. Gracias Filosofía.

En la historia filósofos como: Sócrates, Platón, Aristóteles, Zenón de Citio, Carlos Maxs, entre otros, dieron sus aportes al mundo y enseñaron a pensar. Más quien desee aplicar filosofía en su vida, tiene que crear su micro-filosofía, aprender a preguntar y resolver sus propios dilemas, aplicar pensamiento crítico, lógica a su medida, y dar soluciones, esta es la forma de que la Filosofía esté al alcance de la mano.

Lo aplico en mi ejercicio de mentora empresarial cuando expreso: “Así como manejo un dólar manejo un millón de dólares”. Hay tanta filosofía en esta proposición. Sin una filosofía, no importa qué haces, qué tienes, no hay posibilidad de riqueza ni progreso, pues, te pierdes en el caos del mundo. Interpretar la realidad es aprender a vivir.