Líderes y liderazgos

Diego Lara León

En tiempo de elecciones escuchamos mucho la frase “necesitamos nuevos líderes, queremos que aparezcan nuevos liderazgos”. El problema es que los liderazgos exitosos “no caen del cielo”, ¡se construyen! y ¡toma años construirlos! Los liderazgos no dependen solo de quien lidera, depende también, sin estar al frente, del equipo de trabajo que forma parte activa del liderazgo.

En el mundo empresarial un liderazgo exitoso se lo construye considerando varios aspectos.

El primer aspecto fundamental es la adaptación al cambio, persona o grupo de personas que tengan mucha resistencia al cambio están condenadas a fracasar. Quizá la mayor prueba de adaptación la estamos viviendo a causa del COVID-19.

Los líderes efectivos no pierden nunca de vista la dimensión estratégica de la empresa, el buen líder debe estar siempre al día en las noticias, avances, innovaciones, amenazas y oportunidades del sector de su negocio.

Un buen líder y un buen liderado analizan los aspectos cotidianos y los aspectos trascendentales de la empresa, ese análisis debe hacerse basado en datos, en realidades. Un buen líder no basa su criterio y sus posteriores decisiones en rumores, ni en noticias falsas, recordemos que un mal análisis nunca permite un buen resultado.

La orientación al cliente es imprescindible, un liderazgo fuerte siempre está sintonizado con las necesidades del cliente y nunca confunde necesidad con demanda, nunca confunde queja con reclamo.

La optimización de recursos es parte importante de un adecuado liderazgo. Se debe cuidar como propio cada centavo de la empresa, cuidado con exagerar o hacer “economía de cocina”, pero cuidado con ser “muy generoso”, los buenos lideres siempre hacen el análisis costo–beneficio.

La comunicación y el liderazgo van de la mano, el líder y los miembros del equipo deben hablar un mismo lenguaje y los mensajes deben llegar sin distorsiones.
Quizá la más importante habilidad que un líder debe desarrollar es la capacidad para solucionar conflictos, también un liderazgo exitoso delega y fomenta el trabajo en equipo, la clave es delegar actividades. Nunca se delega la responsabilidad, se la comparte, al igual que los logros.

Finalmente, el desarrollo debe verse reflejado en todos los niveles, tener clientes satisfechos es muy importante para la empresa, pero también es importante que los colaboradores vayan mejorando su calidad de vida. El crecimiento conjunto de la empresa y el equipo es la mejor forma de crear lealtad y compromiso.