Juan Carlos Ortega: ‘Los bonsáis requieren de cuidados especiales’

Juan Carlos Ortega, junto a su esposa Natalí Albán, son los propietarios de TANA Bonsái Studio, este proyecto nació de la idea de cristalizar el sueño en la naturaleza. Pese a que anteriormente ya trabajaban bajo la modalidad de tienda virtual, en tiempo de pandemia, hicieron un sondeo y se dieron cuenta que la gente empezó a desollar actividades distintas a las habituales, entre ellas, sembrar distintos tipos de plantas, huertos caseros, entre otros, esta fue uno de los principales motivos por lo que el 17 de diciembre del 2020 decidieron dar apertura a su tienda física.

TANA, es un emprendimiento especializado en los Bonsáis, pues tienen todo lo que concierne al cuidado y cultivo de estos árboles, desde herramientas, macetas, sustratos, abonos y demás.

Si están pensando en adquirir un bonsái, Juan Carlos recomienda que se informen bien sobre la especie y los cuidados generales que implican, pues hay gente que adquiere plantas en los viveros y los propietarios los mal informan diciéndoles que sí los pueden tener dentro de casa y, es erróneo pensar que un árbol como el bonsái pueda vivir dentro de ella, pues ellos necesitan estar al aire libre en un jardín  y por más que luzcan bonitos, este es uno de los principales motivos por el cual se marchitan. El bonsái no es adorno de oficina, o de cualquier parte del hogar, ellos necesitan desarrollarse libremente y tener un riego diario para que puedan subsistir.

Estos árboles se adaptan a cualquier clima, sin embargo, mientras el clima es más cálido se desarrollarán más rápido. Cada especie de bonsái tiene su determinado tiempo de vida; en el caso de las coníferas pueden llegar a vivir más de 100 años, así mismo, hay otras especies con tiempo de vida más corto, tal es el caso de los buxus, que pueden llegar a vivir hasta 60 años, pero en general los bonsáis son árboles longevos.

En TANA, los costos varían de acuerdo al tipo de planta, especie, maceta, edad y técnicas que se utilizan. Además, cuentan con un segmento de arboles comerciales en donde sus precios oscilan entre USD 25 hasta USD 40, lo cual son costos accesibles para el tipo de trabajo que implican. También cuentan con otros árboles que están más estilizados y requieren un tipo de trabajo más profesional, además trabajan con la línea de la escuela tradicional japonesa en bonsái y despende mucho del tipo de maceta, lo que significa que tendrán un costo más elevado entre USD 300 y USD 1 000.

En cuanto a las macetas rústicas, trabajan con kurama y las elaboran de forma manual. También cuentan con macetas de procedencia local y nacional hechas de arcilla local, y, macetas importadas desde Japón y China hechas de arcilla tipo gres que es un material muy bueno.

A más de arboles de bonsái, en TANA también encontrarán productos de emprendedores lojanos, entre ellos; cuadros pintados por lojanos, macetas hechas por manos lojanas, café lojano, edulcorantes bajos en calorías y artesanías.

Al cumplirse el primer aniversario de TANA Bonsái Studio, sus propietarios extienden la invitación a la ciudadanía lojana para que se den cita desde el 17 al 23 de diciembre en su local ubicado en las calles Lourdes entre Juan José Peña y 24 de Mayo, en donde podrán conversar acerca de los bonsáis. En cuanto a productos, además podrán encontrar terrarios, mini acuarios, plantas de interior, cactus injertos, algunos adornos, mesas, macetas, alambre y herramientas especializadas para los cuidados del bonsái.