El periodismo multifacético

Augusto Costa Zabaleta

El periodismo a más de construir la sublime tarea y un elocuente destino del hombre es el medio más eficaz y noble para combatir la aberrante paranoia de los dictadores, tiranos, absolutistas y totalitarios depredadores de la democracia y contumaces enemigos de los derechos y las libertades; es además el Periodismo el objetivo más genuino e idóneo, para plasmar el auténtico y fidedigno progreso de los pueblos y los ciudadanos.

Esta multifacética acción suprema del Periodismo, que lucha adonadamente contra los propiciadores de un panorama dantesco, es un eje básico conductor de los ideales y anhelos humanos y de los más predilectos y preciados atributos inherentes al ser humano, como la igualdad, la libertad, la justicia, la equidad, que se entrañan en el seno de los Derechos Humanos, preámbulo de la dignidad, el respeto y el patriotismo, precautelando y amparando su auténtico ejercicio bajo los cánones de las expresiones más civilizadas, los criterios más razonables de la compresión y la capacidad legitima de convivencia e interrelación humana.

Todas estas diáfanas conquistas entrañables y expresivas facetas, constituyen la esencia y la razón, el objetivo y la finalidad de una impoluta concepción y expresión, de un verdadero y protagónico periodismo veraz, ético y moral, sin entreguismos claudicantes, sin reveces políticos y traiciones de conciencia.

La libertad de expresión, propósito permanente y elemental manifestación irrenunciable, es la piedra angular, la simiente germinadora y la razón de todas las razones, que orientan, ilustra y dilucida a la Opinión Pública, en un planeta abismalmente conflictivo, de sintomáticas y extremas incomprensiones, en el que se ha abolido la cultura del diálogo conciliatorio, la dialéctica como medio de entendimiento y la razón como principio inequívoco para ceñirnos a la esencia y verdad de la que están constituidos los diversos tópicos que caracterizan al “Homo Sapiens” y a su capacidad cognoscitiva.