Gestión pública/gestión de crisis: ¡y si sigo culpando a mis antecesores de mis malos resultados!

Edwin Villavicencio

Toda reacción derivada de una decisión pública tendrá su efecto político, cuyo costo deberá ser asumido por la Autoridad de mayor rango que intervenga directa o indirectamente en su proceso. Para amortiguar de alguna manera sus efectos adversos, las instituciones públicas, por lógica indicarían que la solución es mantener una buena comunicación y relaciones interinstitucionales. Sin embargo, se olvidan de un factor clave del éxito para no caer en el error de la “comunicación efectiva” que agrada a la vista, pero que condena en los resultados, como es la gestión de crisis.

La gestión de crisis en la nueva gestión pública puede definirse como el conjunto de procesos que una entidad formaliza para responder y hacer frente a una situación crítica que potencialmente afectaría negativamente, conformado así, un modelo de gestión que permita contar con la debida capacidad institucional para reconocer y actuar de manera anticipada o durante una situación perjudicial para la entidad y/o sus bienes y servicios que proveen a la ciudadanía.

Ante ello resulta preponderante para las actuales y futuras Autoridades Públicas, conocer el contexto en donde se desarrolla la problemática social, en un entorno turbulento especifico y a la cual deben dar soluciones factibles, en el menor tiempo posible y maximizando el uso de recursos, sin generar problemas mayores o desencadenado en la típica justificación de los tiempos actuales: “la culpa es de mi antecesor”.

La nueva gestión pública demanda servidores, funcionarios y Autoridades que contengan experiencia y conocimiento para hacerle frente a un entorno caótico, minimizado en presupuesto, posiblemente con un gran endeudamiento, problemas de legitimidad y cargado de problemas internos, pero las exigencias del arte de gobernar actual exhortan a ser proactivos y con conocimiento pleno para que sus políticas generen mayor valor público.

Implementar modelos de gestión de crisis significan procesos en que se operacionaliza el vínculo entre gestión de políticas públicas y conocimiento en un contexto de crisis, innovación y conocimiento que forman parte central de las preocupaciones en el campo académico especializado en el ámbito de la administración pública.

Dentro de la actual y eterna reforma del Estado es menester fortalecer a las instituciones a través de incrementar sus capacidades organizacionales, administrativas, tecnológicas y de conocimiento. En tal sentido, la indagación se orienta a identificar factores y componentes que nos permitan conceptualizar el contexto de crisis como desencadenante de procesos de aprendizaje organizacional y generador de conocimiento situadas que aporten a la construcción de soluciones innovadoras en términos de valor público, evitando por la falta de visión, conocimiento o intervención oportuna, culpar al resto o los antecesores de la desidia o no actuar frente a una problemática.