Gobierno Abierto y la transparencia.

Christian Cano Zambrano

Al tema de la transparencia se la aborda como aquella cualidad o distinción de un gobierno de ser abierto en la divulgación de información, normas, planes, procesos y acciones, así como la obligación de los servidores públicos en la promoción de la participación y la rendición de cuentas, entendiendo su significado como la cualidad de un gobierno de ser abierto en la divulgación de información, normas, planes, procesos y acciones y, como regla general, que los servidores públicos tienen la obligación de actuar en la promoción de la participación ciudadana y la rendición de cuentas.

La transparencia abre posibilidades como de que se conozcan los núcleos del poder, esto principalmente relacionado con el diseño, ejecución y evaluación de las políticas públicas. Por lo que, la transparencia tiene valor político y valor público, ya que la ciudadanía puede no solo conocer sino también evaluar la cosa pública; y, a su vez, permitir que la articulación entre la ciudadanía y el poder público se fortalezca en la medida en que el derecho del acceso a la información se formaliza como estrategia generando confianza a los ciudadanos, empresarios y a las organizaciones de la sociedad civil.

Hoy en día la transparencia se va convirtiendo en un indicador fundamental de la calidad de los gobiernos que van aspirando a considerarse democráticos y en presupuesto necesario para que los ciudadanos puedan ejercer adecuadamente su valoración y una verdadera intervención participativa.

Es por ello, que el modelo de gestión de gobierno abierto busca fortalecer la democracia y la confianza de todos los sectores de la sociedad, en las instituciones se da a  través de poder promover la difusión de datos públicos,  ligando este aspecto a la participación ciudadana y a la transparencia, tomando un rol importante en la generación de cambios sociales con la participación activa de los ciudadanos y ciudadanas de manera corresponsable con el gobierno, profundizando esfuerzos de poder crear instituciones gubernamentales que sean más transparentes, pero a la par más participativas, logrando comprometer a los ciudadanos en la toma de decisiones y adopción de políticas ya desde sus inicios.