Hace 50 años iniciamos la exportación petrolera

César Correa

El 15 de agosto de 1972, el Ecuador comenzó a exportar su petróleo del Oriente, lo que fue el inicio de una cierta revolución que transformó económica, política y culturalmente al país. Nos gobernaba el Gral. Guillermo Rodríguez Lara, quien había derrocado al dictador José María Velasco, 6 meses antes y nos liberó de caer en manos del desalmado de Asaad Bucaram Záccida.

El petróleo del Oriente se transportaba hasta Esmeraldas por medio del SOTE (Sistema del Oleoducto Transecuatoriano). Se comenzó haciendo embarques de 250.000 barriles diarios, a USD 2,50 el barril. Al comenzar 1972 teníamos un Presupuesto desfinanciado en un 50%, un Presupuesto de 3.000 millones de sucres que el Estado debía desembolsar en los 12 meses, pero que solamente iba a tener 1.500 millones de sucres de ingresos. Con las regalías y demás ingresos que comenzó a recibir a partir del 15 de agosto, el año se terminó sin déficit alguno. De no haber sido por el petróleo la situación hubiera sido desesperante y una hambruna habría azotado a gran parte de la población.

Consecuencias inmediatas

Para los siguientes comentarios la principal fuente de información será la monografía del sociólogo Fernando Velasco (el «Conejo» Velasco), publicada por la CEDOC en 1973, para utilizarla en los cursos de formación a los trabajadores sindicalizados.

1.- El Estado saltó de su condición de «pobre de solemnidad» a la de bonanza en menos de un año y por un espacio de 8 años;

2.- En lo político el Estado ganó enorme importancia por la gran cantidad de recursos propios de los que pasó a disponer, como jamás antes en su historia. No necesitaba pedirle nada a nadie para cumplir todas sus obligaciones y emprender en la ejecución de numerosas obras públicas y la creación de grandes empresas; en consecuencia los partidos tradicionales y dominantes, el Conservador y Liberal fueron perdiendo poder, se debilitaron aceleradamente y desaparecieron en los años 80;

3.- Para 1973 estaba planificado exportar 80 millones de barriles de petróleo y para los años siguientes estas cantidades:

1974    82:000.000

1975    85:000.000

1976    97:000.000

1977    144:000.000

4.- Según el Banco Central, en el primer semestre de 1972 las exportaciones de petróleo y derivados fueron de 1’262.000 dólares y en el primer semestre de 1973 llegaron a 66’637.000, mostrando un crecimiento extraordinario. Todas las exportaciones pasaron de 119’158.000 de dólares a 197’954.000.

5.- Las importaciones también crecieron, de 123’290.000 dólares en el primer semestre de 1972, a 143’953.000 dólares en 1973; Las importaciones que más crecieron fueron las de mercaderías necesarias para el funcionamiento de la industria (materia prima, maquinaria. repuestos);

6.- A mayor circulación de dinero, mayor consumo y la consecuente elevación de los precios. Entre enero y julio de 1973 el costo de la vida aumentó en un 11,5% en Quito y un 7,9% en Guayaquil; en el país se aceleró el proceso inflacionario, entre otras razones, por la tremenda ineficiencia de la agricultura, afectada por la existencia de los latifundios y los minifundios, que hacían inviable la tecnificación de las actividades agropecuarias, mientras la población crecía a un ritmo del 3,9%;

7.- El precario proceso de industrialización del Ecuador, iniciado en los años 50, experimentó un importante impulso, que fortaleció a la naciente burguesía industrial, que alentó la formación de nuevos partidos políticos, como la Democracia Cristiana y la Izquierda Democrática, en detrimento de las fracciones agroexportadora y financiera de la burguesía;

8.- En 1972 el Producto Interno Bruto creció en un 9,8%, la tasa más grande de América Latina y en 1973 se aproximaba al 11,0%.;

9.- Este espectacular crecimiento no favoreció a todos los habitantes del país, perjudicó, empobreció a los campesinos, muchos de los cuales debieron emigrar a formar parte de los cordones de miseria de las principales ciudades;

10.- El «desarrollismo» aplicado por Guillermo Rodríguez Lara se reflejó inmediatamente, en su propio gobierno, en el cual se inflaron las fortunas de los burgueses, especialmente de los que tenían inversiones en la industria, y por otra parte, algo mejoró la situación de los pertenecientes a la pequeña burguesía, que comenzaron a ganar espacios en la vida política, que pudieron acceder a altos cargos de la administración pública, que lentamente siguieron ascendiendo en las décadas siguientes, introduciendo nuevos criterios en la ideología dominante, influyendo para que el socialismo del siglo XXI llegara al gobierno con Rafael Correa y sea hoy la organización política más fuerte del país.

Tanto estos fenómenos como otros que aparecieron en los años 70 y en las décadas siguientes produjeron una evolución compleja de explicar bien en artículos periodísticos, que merecen una profunda investigación por parte de los cientistas sociales, lo que seguiremos provocando y estimulando con más informaciones al respecto, que demostrarán a la saciedad que el Ecuador no puede existir sin la explotación minera. (I)