El Día Nacional del Anciano

Numa P. Maldonado A.

El 29 de septiembre de 1984,  hace 38 años, se creó la Dirección de Gerontología del MIES con el buen propósito de velar por el grupo etario denominado tercera edad (en el país a partir de los 65 años en adelante), grupo que ha sufrido, a lo largo de la historia, discriminaciones de toda índole y muy pocos reconocimientos.

Esta lamentable conducta sostenida por casi todos los gobiernos del llamado “mundo occidental”, regidos por ideologías del capitalismo tardío, que han soslayado la compasión humado en beneficio del rédito material como principal objetivo existencial, han sostenido siempre la concepción del envejecimiento como sinónimo de “inutilidad y carga social”. Y es por esta circunstancia que los gobiernos neoliberales y populistas que nos han regido, poco interés han puesto en auxiliar a los viejos y, al contrario, han  utilizado todo tipo de trabas para hacer mucho menos llevaderos los últimos años de la mayoría de nuestros compatriotas.

En el país viven algo más de 1.100.00 personas de la tercera edad, de las cuales sólo el 25 % cuenta con una pensión: cerca de 850.000 no tienen seguro ni pensión. La esperanza de vida aumentó de 70 a 74 años, pero uno de cada tres ecuatorianos vive en la pobreza y uno de cada cinco en la extrema pobreza. El infarto, la diabetes y la neumonía son las causas más importante de la muerte, y el mayor número de víctimas de la última pandemia fue, precisamente, el grupo de ancianos.  

Para terminar este artículo, quiero hacer referencia a las palabras de Marcelo Dotti, sacadas de un video de  WhatsApp:

“Lo que van a escuchar amigas y amigos es insólito, degenerado, depravado y realmente criminal: 1) Mister Dan  Patrick, Vice- gobernador de Texas, dice textualmente lo siguiente en estos días: “los abuelos deberían sacrificarse para salvar la economía y no paralizar al país norteamericano. Deben morir”; 2) Christine Legarde, expresidente del Fondo Monetario Internacional y actualmente la Gerente del Banco Central Europeo: “Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global”; 3) El señor Taro Aso, Ministro de Finanzas japonés: “Pido a los ancianos que se den prisa en morir para que el Estado no tenga que pagar su atención”. Yo ya adjetivé esto hace un momento. No me pude controlar. Depravación. Miseria humana. Degeneración. Fascismo. Racismo, Geróntocidio? Yo quisiera patentar este nuevo delito. El gerocidio o gerontocidio…que debe ser recogido en todos los códigos penales del mundo. El intento de matar, de asesinar…, porque es un asesinato, es premeditado.  ¿O matar a los ancianos no es asesinato? Sugiero que por lo menos en la Constitución Ecuatoriana, una Constitución que siempre ha sido humana y humanista (todas, incluyendo las malas), recoja esta figura delictiva con la mayor de las penas y los castigos, el gerontocidio o su intento (…).