Elecciones seccionales 2023

Campos Ortega Romero

A propósito de las elecciones seccionales a realizarse el 05 de febrero del 2023,  el escenario político de nuestra provincia va tomando fuerza en la vida de los lojanos, como una clara muestra que vivimos para la coyuntura, y hasta con una actitud de resignación de que alguien nos dé solucionando el problema real, en la formación de nuestras vidas. Así aparecen obviamente los movimientos partidistas, independientes, los apolíticos para hablarnos de la democracia de las alternativas reales que necesitan nuestra provincia para hacer de la vida un acto más digno, más humano. 

Por ello la reflexión, para qué es necesaria la política, para Pablo Lucas Verdu, politólogo  considera que: «Política es la actividad humana fundada en intereses justificados ideológicamente, que pretende conseguir objetivos valederos para toda la comunidad mediante el ejercicio del poder público organizado y el flujo sobre él», para Robert Dahl es: «Un sistema político es cualquier patrón persistente de relación interhumana que englobe, en un significado extenso, el poder, la regla y la autoridad». En estas definiciones encontramos conceptos que son propios de la acción política como poder, decisión, autoridad, interés, ideología, acción grupal, dependencia.

Los politólogos en relación al grupo elector denominados independientes centran la reflexión en el llamado electorado independiente, grupo nutrido de electores que no se siente identificado con ninguno de los partidos políticos. El término independientese adjudica a los electores apartidistas; empezó a usarse en Estados Unidos para nombrar a aquellos votantes que no admitían ni profesaban una afiliación política o adhesión a los partidos Demócrata y Republicano. La única opción alterna es la de ser independiente o apartidista. Los independientes tampoco son un grupo homogéneo, y se puede distinguir a quienes están más informados y son más activos de aquellos que se muestran más apáticos e indiferentes, por lo mismo, podemos esperar de ellos conductas diferenciadas. Su identidad viene de su protesta contra los partidos, contra el partidismo y las ideologías restrictivas, acusa Jacquline Salit, autora, organizadora independiente.

En relación a los denominados apolíticos, señalamos: por definición semántica, apolítico es lo contrario, antónimo o antítesis de lo político en su sentido literal, cultural, histórico. La praxis apolítica, entendida como un disenso o ruptura del pensamiento político clásico es una actitud que se adopta, de forma individual y unilateral, como una resolución derivada de abstracciones sobre la política o tras un proceso de crisis que se resuelve en un estadio que desembocaría en criterios de incredulidad y en una percepción final des-valorizada de la política en general

Es el término que generalmente se usa para designar a aquellas personas que se caracterizan por una despreocupación más o menos radical y constante respecto de las cuestiones políticas y las ideologías. Una persona apolítica es aquella que no encuentra interés en la política existente o no aprueba ninguna de las ideas políticas que conoce por lo que decide voluntariamente desprenderse de toda actividad política de su entorno. Cada ser crea su entorno, nadie nació con religión y política. Señalamos que no, nadie es ni puede ser apolítico, porque hagamos lo que hagamos influimos decisivamente en el modelo social que padecemos o disfrutamos, para bien o para mal toda la colectividad ciudadana que hacemos Loja ciudad y provincia.

Usted se preguntará para que participar en esta lid electoral, primero que todo hay que hacer una salvedad inobjetable: la participación es un medio no un fin. Participamos para alcanzar una meta, un logro, un proyecto compartido de país. Nuestra democracia es participativa porque nuestro Estado tiene unos fines que ha estipulado cumplir por medio de la participación ciudadana. En Ecuador, al establecerse el Estado Social de Derecho en la Constitución del año 2008, la participación se convirtió en la herramienta idónea para materializar la justicia, la libertad y la igualdad. Debemos participar para superar los privilegios, las injusticias y los atropellos y, además, porque la inclusión ciudadana nos acerca a una mayor convivencia pacífica, a un mutuo respeto por los derechos humanos y a la construcción, en la diferencia, de un país comprometido con la dignidad humana, en nuestro presente para lograr una Loja más humana, tierna solidaria que nos cobije a todos por igual. Así sea.