El año que anhelamos hoy

Vicente Paúl Maldonado Quezada

El Señor Darwin Díaz Moreno, como miembro de la sociedad ecuatoriana y en particular lojana, sostiene que en los años anteriores debido a la pandemia sanitaria por la COVID-19 algunos familiares y amigos han fallecido, por lo que les quiere recordar profundamente sus grandiosas hazañas, sublimes virtudes y aprecia su valioso legado espiritual. Pide que se honre sus voluntades impulsando el continuo avance de la solidaridad con peculiaridad social. Menciona que la sociedad de hoy necesita estar repleta de vitalidad, necesita un pujante desarrollo hacia las diversas regiones para que se logre su reactivación e innovación y de esta manera revigorizar y hacer prosperar a nuestras sociedades. La economía debe contar con buena resiliencia, gran potencial y fuerte vitalidad para que los fundamentos que sustentan su mejoramiento duren y se mantengan bien fuertes y firmes. Solo así lograremos alcanzar nuestros objetivos y metas. A lo largo del año, catástrofes naturales y algunos accidentes de seguridad han preocupado y dolido mucho, y han dejado profundamente conmovidos las escenas del sacrificio de muchas vidas. Señala que en cada ocasión de despedir el año saliente y abrazar el entrante, siempre debemos recordar el gran carácter de resiliencia e integridad que nuestra sociedad ha realizado durante muchos años.

Él aprecia realmente todos los esfuerzos realizados por la sociedad y los invita a abrazar juntos el primer rayo de sol de 2023 con la hermosa aspiración por una sociedad futura mejor. ¡Que nuestra patria disfrute de la prosperidad y nuestro pueblo viva en paz y armonía! ¡Que el mundo entero, específicamente nuestro Ecuador sea pacífico, bello, feliz y tranquilo y que todos sus sueños se conviertan en realidad!