Con valor y energía enfrentemos el 2023

Antonio C. Maldonado V.

Como consta en la literatura universal, Máximo Gorki, escritor ruso, “todo pasará, pero lo hecho, hecho queda”. De tal suerte, después de lo acontecido en el año anterior, sea beneficioso (como afirman el Mandatario de nuestro país y sus colaboradores) o perjudicial (como manifiestan varios sectores de la sociedad civil); frente a la realidad que se evalúa y publicita anualmente en los medios de comunicación, sirviendo de base para que el colectivo nacional juzgue y se pronuncie sobre los aciertos y los errores de las Funciones del Estado; el Consejo Nacional Electoral –CNE- convoca a las elecciones de dignatarios de Gobiernos Seccionales: Prefectos y Vice-prefectos, Alcaldes, Concejales urbanos y rurales, miembros de las Juntas Parroquiales Rurales, del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y la Consulta Popular formulada por el Presidente de la República, que se lleva a efecto a partir del 03 de enero. Con anterioridad a este día, algunos partidos y agrupaciones políticas efectuaron propaganda de sus candidaturas sobre lo cual el CNE manifiesta que, aunque no cuenta con los recursos suficientes, se han retirado algunas pancartas de las que nadie se hace responsable para la sanción pertinente. Aunque actualmente no está autorizado, como decimos en el argot popular: “lo hecho, hecho está”. No nos corresponde más que encontrar el remedio requerido y tratar de solucionar los pensamientos y acciones de todos aquellos que viven el odio y la venganza, que son como lacras y heridas, que, mientras persistan en algunos humanos, no cicatrizan, porque se hacen presentes también en los eventos electorales que afloran con fuerza en todo el país; para el ejemplo, en días anteriores trataron de victimar a uno de los candidatos a la Alcaldía de Portoviejo y al momento se debate entre la vida y la muerte.

Mientras los días feriados como el de Navidad y Año Nuevo reportan, por un lado, importante recuperación económica para el sector turístico, por el otro la tragedia persiste tanto por la delincuencia como por el descuido y el control en las vías por donde circulan vehículos motorizados y en muchos sectores por la pobreza y desocupación continúa; pero, los feriados continúan y próximamente en el mes de febrero como todos los años se llevará a efecto en todo el país la tradicional “Festividad de Carnaval” para lo cual en muchas localidades como en la ciudad de Guayaquil, en Guaranda y seguramente pasada, circunstancialmente, la pandemia reviva el Festival de las Flores y las Frutas en Ambato.

En estas condiciones no nos queda más que el temple y fortaleza con que los ecuatorianos hemos sabido enfrentar los críticos momentos que hemos vivido y salir adelante.