El papel de los cristianos en las elecciones

Luis Pineda

Los procesos electorales traen una triple problemática: Desde una perspectiva la complejidad entre partidos políticos e ideología; el debate por los planes y programas; y, la ética de los políticos. Además, la responsabilidad de votar por personas y partidos que garanticen el bienestar de la mayoría de la población.

Ante esta realidad, los cristianos debemos hacer honor a nuestra fe y ser ejemplo de participación, reflexión y ética.

Les ofrecemos algunas reflexiones del padre Pedro Pierre sobre estos temas, que espero sean un aporte para quienes nos confesamos cristianos:

“Todas las elecciones son importantes, pero las elecciones locales son las que más nos afectan porque las autoridades que vamos a elegir van a producir leyes que regularán nuestra vida más cotidiana. Veamos dos criterios nos ayudan a entenderlas mejor y a involucrarnos más acertadamente en ellas. Primero está el mensaje de la Navidad que celebramos hace pocas semanas. Está también una carta de los obispos de Brasil que hablaron sin pelos en la lengua a favor de la elección de Lula.

El criterio navideño ayuda a los cristianos y a los hombres y mujeres de buena voluntad a mirar las elecciones desde un punto de vista muy claro: el de Jesús de Nazaret es un referente en materia de relaciones humanas y de transformación social. A través de Jesús, Dios nos dice que él lo mira todo a partir de los pobres. Por eso envió a su hijo Jesús a vivir pobre entre los pobres para, desde los pobres y con ellos, construir el Reino de Dios, es decir, un modo armonioso de vivir colectivamente.

Por estos motivos, ser cristiano no se limita a ser bautizado, rezar de vez en cuando y sobarle el pie a algún santo. Recordemos lo que escribe el apóstol Santiago: “Si uno dice que tiene fe, pero que no viene con obras, ¿de qué le sirve? ¿Acaso lo salará esta fe? La fe que no produce obras está muerta”. Las obras de la fe son las que construyen en Reino de Dios: “Busquen primero el Reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura”. El Reino consiste en crear nuevas relaciones humanas, nueva organización social, nuevas estructuras económicas y políticas que hagan posibles la fraternidad, la justicia, la equidad, la armonía con la naturaleza y la comunión con Dios.

Entonces tenemos que preguntarnos: ¿Cuáles son los candidatos que, en las próximas elecciones, vienen de sectores populares y no olvidarán de dónde vienen? ¿Quiénes son o han sido trabajadores manuales, artesanos, mujeres ama de casa? ¿Cuáles son los candidatos que están relacionados e integrados en organizaciones populares y construyen desde ellas un proyecto de alcaldía y de prefectura? ¿Quiénes creen que los pobres son los criterios decisivos de sus programas? Ecuador no va a cambiar mientras los pobres organizados no están integrados en un proyecto de gobierno y de cambio social. El papa Francisco no deja de repetir que los cambios se dan y se darán a partir de los pobres organizados y en solidaridad con ellos.

¿Qué dicen estos obispos brasileños? “Somos obispos de la Iglesia Católica en comunión con los demás obispos y el papa, que siempre defendemos a los pequeños, la justicia y la paz.”

Que estas reflexiones nos ayuden a entender que hay que votar y decidirnos por candidatos que favorecen un cambio social que benefician la gran mayoría de la población ecuatoriana. Está también la necesidad de conversarlo en familia, en grupos, en comunidades, con organizaciones sociales. Para decidirnos escuchemos a quienes están de verdad con los sectores populares”.