El problema de la contaminación con las aguas servidas

César Correa

Los municipios de la provincia aún no han resuelto el problema de dotar de agua potable a su población, mucho menos el de devolver a la naturaleza aguas limpias después de utilizarlas; a pesar de que existen las técnicas apropiadas para conseguirlo.

Karen Gaona, graduada en Ingeniería Agronómica en la Universidad EARTH de Costa Rica, al regresar a su tierra Macará ha detectado que las aguas servidas están llegando a los ríos y quebradas sin purificación, por lo que ha planteado la necesidad de construir sistemas de purificación para tratar todas las aguas servidas, tanto para preservar la calidad de los suelos como para mantener los ríos en buenas condiciones, aptos para actividades turísticas que hoy están restringidas.

Andrea Martínez, que se graduará próximamente de Arquitecta, está denunciando públicamente, cuando los medios de comunicación se lo permiten, que en la descarga de las aguas servidas de Catamayo existe una pestilencia percibida a gran distancia, afectando a algunas familias que tienen sus viviendas un tanto cercanas a la descarga de las aguas que terminan en un río. Lógicamente propone la construcción de una moderna planta de tratamiento.

Loja hizo un gran esfuerzo y una enorme inversión al construir los colectores marginales paralelos a los ríos Malacatos y Zamora, a su paso por la ciudad. Creíamos que con ello sus aguas quedarían descontaminadas, por lo menos hasta cruzar el área urbana. sin embargo, por circunstancias inexplicables se sigue botando aguas servidas al cauce y, sobre todo en el río Malacatos, la contaminación es visible todo el tiempo y a ratos se perciben los malos olores en lugares céntricos, como en el puente de la calle Rocafuerte. La contaminación es más fuerte en la parte Norte de la ciudad donde se arrojan muchos deshechos directamente al Zamora, de suerte que con la inauguración de la Planta de Tratamiento que se realizará este año, quedará resuelto el problema.

Estos son solo ejemplos, porque los casos son numerosos, pero son suficientes para demostrar que el Estado debe proveer de recursos mucho más elevados a los municipios, se demuestra que es absurda la tesis de que se debe reducir el gasto públicos y es criminal la reducción de los presupuestos municipales que vienen haciendo los mandatarios de turno.