Romeriantes cuencanos: Cansados, pero con fe de llegar frente a la “Churonita”

Bajo el intenso sol, pero con la fe de llegar hasta los pies de la Virgen.

Desde el pasado fin de semana, cientos de romeriantes de la provincia del Azuay empezaron a arribar a la ciudad de Loja, con el propósito de visitar a la Virgen de El Cisne. La mayoría lo hacen caminando y otros en bicicleta, pero todos con la sola meta de postrarse a sus pies.  

Milagros

Alrededor de dos a tres días, los romeriantes caminan desde su tierra natal hasta Loja: son más de 200 kilómetros. Durante su trayecto, en la parroquia de San Lucas utilizan la vía antigua a Cuenca, aunque las condiciones climáticas no han sido las óptimas, por el intenso calor.

La mayoría de los peregrinos realizan esta travesía por milagros relacionados a la salud de ellos o sus familias.

Kléver Quituisica Huaca lleva alrededor de 15 años cumpliendo este recorrido. Relató a Diario Crónica que todos los años salen de sus casas ubicada en el cantón El Pan, provincia del Azuay, la madrugada del 01 de septiembre, él, su hermano y cuñado. El resto de su familia lo hace en bus y se encuentran en la ciudad de Loja.

“Hacemos esta caminata en agradecimiento a la Churonita, ya que ella le dio una segunda oportunidad a un sobrino y lo curó de una grave enfermedad”, dijo.

Por su parte, Andrés Huaca Caicedo narró a este Diario que en su caso es el sexto año que realiza la peregrinación. “Desde que salimos de casa hemos soportado el intenso sol y el fuerte frío, pero la Virgen nos da fuerzas para seguir adelante y llegar hasta su trono”.

Ángel Cusco Arias, devoto cuencano, también camino por varios días. Señaló a Diario Crónica que agradece a la Sagrada Imagen por ayudarle a llegar a la ciudad. “Me ha ayudado muchísimo porque me iban a amputar el dedo de la mano por la diabetes, le suplique a ella y ahora estoy sano. Pensaba que sí me quitan el dedo, entonces para qué estudie música”, acotó.

A decir de Carlos Enrique Cusco, también feligrés, al momento que arriban a la parroquia San Lucas, “el camino hacia Loja se vuelve más liviano y el viento más bien nos empuja a seguir adelante”.  

Arribo

Los romeriantes llegarán hasta el viernes 08 de septiembre, posterior emprenden el viaje hacia la parroquia El Cisne, sitio donde termina su periplo y regresar a su tierra natal. (I)