Una ley controvertida

César Eduardo Briceño Toledo

La Asamblea Nacional aprobó recientemente el proyecto de Ley de Finanzas Públicas, que crea las condiciones para que el gobierno viole la autonomía del IESS, ISPOL E ISSFA y se tomen los recursos económicos de los afiliados. El veto presidencial de vuelta está a consideración.

Daniel Mendoza, presidente de la Comisión, procesado por la justicia; es cómplice sobre las deudas del Estado con el IESS, la afectación de los presupuestos para la educación y la salud, incumplimiento con los pagos a los maestros jubilados, o el despido de miles de servidores públicos.

En ciernes, es para meter las manos en los fondos de la Seguridad Social. Se aduce que se respetarán los preceptos constitucionales de autonomía; sin embargo, se pretende aprobar una ley atentatoria al bienestar de los asegurados.

Los polémicos artículos 2, 6, 8 y 12, que reforman algunos artículos de la Ley Orgánica de Planificación y Finanzas Públicas, intenta convertir a esta entidad en parte del sector público y financiero, como el Banco Central o BanEcuador; someterla a las prioridades selectivas del organismo de planificación nacional y la aprobación del ministerio de Economía; afecta a la franquicia del IESS; a la excepción de los planes e inversiones privativas y no privativas. So pretexto, de desviar los recursos de la Seguridad Social para cubrir riegos fiscales y deudas del gobierno; que afectarían el financiamiento de las prestaciones y la sostenibilidad en el tiempo.

La Seguridad Social forma parte del Acuerdo firmado entre el gobierno y el Banco Mundial denominado “Marco de Cooperación con Ecuador 2019 -2023”; en el cual, se sugiere que los activos financieros del IESS pasen a fortalecer las bancas: pública y privada.

En diciembre de 2019 el presidente de la Asociación de Bancos Privados, dijo que “debe haber mayor control y regulación a esta entidad”. La banca chulquera no quiere competir con el banco del IESS, por los bajos intereses de los préstamos. El gobierno debe empezar ordenando las finanzas públicas: pagando la inmensa deuda del Estado con el IESS y administrando con transparencia y combatiendo la corrupción.