Pensar fuera de la caja

Diego Lara León

“Pensar fuera de la caja” es una frase bastante común en el mundo de la innovación, es una metáfora muy usada para indicar que hay que pensar diferente, pensar de forma no convencional y pensar desde una nueva perspectiva.

A inicios de los años 2000 y con incremento de los teléfonos celulares, “todo el mundo” pensaba que esos aparatos deberían servir para hablar por teléfono y ser cada vez más pequeños. Alguien “pensó fuera de la caja” y visualizó que en el futuro un teléfono celular serviría para muchas cosas y por ello su tamaño debería ser más grande. Hoy en día para lo que menos se usa un teléfono es justamente para “hablar por teléfono”. Aquel “pensador fuera de la caja” construyó uno de los imperios tecnológicos y una de las corporaciones más grandes del mundo.

En estos días he conversado con dos buenos amigos que son entusiastas emprendedores lojanos. Uno de ellos productor de cerveza artesanal, que ante la inminente baja en las ventas, “pensó fuera de la caja” y desarrolló dos nuevos productos: agua tónica y miel de abeja.

Otro querido amigo, productor de bebidas alcohólicas adaptó su empresa y hoy produce un excelente alcohol antiséptico.

Son dos ejemplos de emprendedores que han sabido adaptar su modelo de negocio a una nueva realidad.

Pero la buena noticia es que hay más industriales, comerciantes y pequeños emprendedores que están “pensando fuera de la caja” y reinventando su negocio.

Existen bares (que obviamente estarán cerrados por varias semanas más), ellos están migrando a ser restaurantes, empresas tecnológicas que están adaptando sus aplicaciones para el servicio de delivery, entidades educativas que están migrando a educación online, industrias textiles que están produciendo equipamiento de bioseguridad, medios de comunicación que se están digitalizando ya desde hace algún tiempo, artistas que han desarrollado nuevas formas de vender su arte.

En estos tiempos de pandemia se escucha mucho decir a expertos que “debemos reinventarnos”, la pregunta para Ud. emprendedor es: ¿Está pensando fuera de la caja?, le motivo a que lo haga, observe y entienda al nuevo consumidor post-covid, ¿qué es lo que las personas ahora necesitan comprar?, ¿a qué le tienen miedo?, ¿qué no quieren comprar?, ¿qué lugares quieren y que lugares no quieren visitar?

Siempre ha sido importante para innovar un negocio el “pensar fuera de la caja”, pero hoy, es la diferencia entre estancarse y morir; o, entre sobrevivir y crecer.

¡¡¡Hasta el siguiente viernes!!!