¿Cuál es la apuesta de Augusto Tandazo?

César Correa

En 2018 el lojano Dr. Augusto Tandazo tuvo una nutrida y destacada presencia en los medios de comunicación y en las redes sociales, con sus frontales argumentaciones legales, que desbarataban las que ostentaban los jueces y los abogados del gobierno en contra de Rafael Correa.

A Augusto le favorecía su larga experiencia profesional en el campo de la explotación y comercialización petrolera.

Las exposiciones de Augusto resultaban favorables para la defensa jurídica de Rafael Correa, de suerte que se ganó el aprecio del Movimiento Compromiso Social, en el cual se comenzó a hablar de Augusto como un personaje que debía ser candidatizado para un alto cargo en las elecciones a realizarse en 2021. Podía ser la Vicepresidencia o el primer puesto en la lista de candidatos nacionales a asambleístas.

Todo avanzó sin novedades con esas perspectivas en 2019, con Augusto ganando cada vez más simpatías al interior de Compromiso Social. Pero no se afiliaba y se mantenía como un franco tirador. Así hasta que en el 2020 llegó la hora de las definiciones. Como Augusto no se afilió ni de forma alguna se integró a UNES, no pudo ser considerado al momento de decidir.

Al anunciarse la candidatura de Andrés Arauz a la Presidencia y Rafael Correa a la Vicepresidencia, se produjo un gran distanciamiento entre UNES y Augusto.

Augusto nunca se refirió a sus aspiraciones políticas. Lo que he llegado a suponer es que quiso la candidatura a la Presidencia, desplazar del liderato a Rafael Correa y asumir él la conducción de la izquierda ecuatoriana. Al no conseguirlo, no aceptó otro espacio en un movimiento liderado por el expresidente y se alejó por completo, despreciando el enorme capital político que había ganado al interior del correísmo, que podía ofrecerle posiciones que le permitiesen ejercer un brillante desempeño y catapultarlo a lo más alto.

Augusto perdió toda la confianza de parte del correísmo, más aún si él y sus amigos ahora lo están atacando. Definitivamente Augusto ya no tiene futuro político en la izquierda.

¿Mantiene sus aspiraciones presidenciales o abandona el escenario político? Si sus intenciones son las de postularse el 2025, ¿Cuál será su táctica para competir contra el correísmo, con probabilidades de éxito? ¿Va a oponerse al gobierno de Arauz con propuestas socialistas más radicales o piensa ocupar los espacios que dejarán Lasso, Nebot, Yaku Pérez y Romo?