Alimentación con productos tradicionales: cultivos andinos, frutales (VI)

Leonardo Chamba H.

Uvilla. En referencia al origen e historia de la uvilla, se sabe que esta fruta fue un producto agrícola conocido por los incas y su origen se atribuye a los valles bajos Andinos de Perú y Chile (ESPE, Latacunga). Tradicionalmente ha sido una planta que crecía espontáneamente dentro de otros cultivos, por lo se la consideraba como maleza y se la eliminaba; después, fue introducida al huerto casero para utilizar sus frutos en el consumo familiar. Recién desde los años 80 esta fruta empieza a tener un valor económico como cultivo, por sus características de buen aroma, sabor dulce y bondades medicinales (UPS, Quito).

Sobre las características botánicas, la uvilla pertenece al orden Tubifloras, familia Solanaceae, género Physalis; nombre científico Physalis peruviana L. (UTE, Quito). Los nombres comunes con los que se conoce a esta fruta andina son: uvilla, uchuva, capulí (CUL, Col). En relación a su morfología botánica, la uvilla es una planta que alcanza una altura de 1 a 1,5 m; su crecimiento es indeterminado, es perenne y ramificada desde la base. Sus hojas se caracterizan porque son alternas, simples, pecioladas, acorazonadas y pubescentes, con largos de 5 a 15 cm y anchos que pueden llegar a los 10 cm. Sus flores tienen forma de campana, crecen en las axilas de las hojas, son solitarias, pedunculadas y hermafroditas. Su propagación es por semilla, aunque también se puede reproducir por esquejes e injertos. El fruto es una baya con un diámetro aproximado de 2 cm y un peso entre 4 y 5g, es de color naranja-amarillo, con una piel lisa y brillante; al interior se encuentra una pulpa jugosa que contiene gran cantidad de pequeñas semillas (CUL, Col.)

Acerca de la composición nutricional, cada 100 gramos de pulpa de uvilla contienen: calorías 54 kcal; agua 79,6 g; proteína 0,05 g; grasa 0,4 g; carbohidratos 13,1 g; fibra 4,9 g; ceniza 1,0 g; calcio 7,0 mg; fósforo 38 mg; hierro 1,70 mg; vitamina A 3000 U.I.; tiamina B1 0,18 mg; riboflavina B2 0,03 mg; niacina B3 1,3 mg; vitamina C 43 mg (USFQ, Quito).

Sobre el comercio mundial, Colombia lidera las exportaciones de esta fruta en el mercado internacional, seguida en América por Perú y Ecuador (Minagricultura-Col.).

En nuestro país, según el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, en Ecuador la uvilla es un cultivo de agricultura familiar, la mayoría de productores son pequeños propietarios que mantienen sus pequeñas parcelas o en ciertos casos las arriendan. Las principales provincias que se dedican al cultivo mayoritario de la uvilla son tres: Imbabura, Carchi y Pichincha, las cuales abarcan el 74% de la producción nacional; el 26% restante se concentra en las provincias de Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi y Bolívar (UCSG, Guayaquil). En los mercados de Loja se expende la uvilla proveniente de los sectores de Malacatos, Vilcabamba, Chantaco y Catamayo.

En referencia a los usos de la uvilla, se puede consumir sola, en almíbar, postres, ensaladas y con otras frutas dulces. Se procesa para obtener productos, como mermelada, yogur, dulces, helados, conservas enlatadas y licores. Además, el fruto de la uvilla sirve para purificar la sangre, ayuda a eliminar la albúmina de los riñones, reconstituye el nervio óptico, limpia las cataratas, contribuye al tratamiento de la diabetes, la artritis incipiente y ayuda a aliviar eficazmente las afecciones de la garganta (Evok.com-Col.).

• En la ciudad de Loja, se conoce que la uvilla se la utiliza muy poco en la actividad alimenticia; más bien, los consumidores adquieren esta fruta para emplearla como medicina para los casos expuestos en líneas anteriores.