ÁMAME

Ámame cuánto puedas, pero ahora 

que mañana podrá ser ya muy tarde,

ámame sin perjuicios, sin alarde,

sin tiempo, sin medida y sin demora.

Ámame de verdad, desde temprano

con la frescura acaso de la brisa,

ámame decidida, ámame a prisa,

y tiéndeme la seda de tu mano.

Ámame y no permitas se ensombrezca

este amor y se desaparezca

por desidia, se acabaría la calma.

Ámame con pasión, no con la hiel

con todo el corazón, segura, fiel,

con la vida si puedes, con el alma.

Acf.