Al terminar el siglo XX una diputación costó 500 millones de sucres.

César Correa

En el feudalismo la corona no se compraba, se heredaba o se obtenía por la fuerza de las armas. Con el paso al capitalismo se acabaron los puestos hereditarios y vitalicios, pero todo se convirtió en mercancía, incluyendo la Presidencia de la República, las diputaciones, los ministerios, los juzgados, las gerencias generales, no se diga los cargos de menor jerarquía, conforme iré demostrando en los lunes siguientes, conforme lo prueban los escándalos actuales.

Los costos de los cargos de etapa en etapa suben astronómicamente. Una subida fenomenal en la provincia de Loja se produjo en la Presidencia de Sixto Durán. A partir de entonces se introdujo la contratación de equipos de disco móvil para realizar en la ciudad de Loja tres bailes callejeros por día durante 3 meses de campaña; además la contratación de 20 camionetas con 10 hombres cada una para acompañar a los candidatos por todas partes, asimismo durante 3 meses. De esta manera era fácil en cada parroquia y aún en las cabeceras cantonales realizar concentraciones improvisadas para que pudieran hablar los candidatos, ante sus 200 contratados, y tomar fotografías que mostraran un masivo respaldo. Y además espacios diarios en todas las emisoras y diarios y canal de televisión.

Los partidos fueron sorprendidos por tan gigantesco aparato publicitario, pero aprendieron para las siguientes elecciones. Se multiplicaron los bailes populares. El electorado también aprendió ¿se corrompió?. Ya no se pusieron a pelear por sus candidatos sino que se pusieron de acuerdo para recibirlos bien a todos, una noche bailaban bien con los de un partido, la siguiente noche con los de otra lista, y así sucesivamente, quitaban la propaganda del que ya había visitado el barrio y empapelaban las calles aledañas con la del nuevo visitante. Los candidatos sin grandes capitales para meter en la campaña, como los de la Izquierda Democrática, pasaban desapercibidos.

En la última elección del siglo XX el primer puesto de la lista de candidatos se obtuvo con un aporte de 500 millones de sucres para la campaña. Para quedarse sin respiración. No obstante, los tiempos han cambiado y hoy se necesita una cantidad diez veces mayor, más de medio millón de dólares. El electorado es manipulado, llevado al matadero como cuando se lo hizo votar 7 veces SI. Los méritos se imponen excepcionalmente.