Nueva didáctica

José Benigno Carrión M.

Cuando departimos cordialmente con algún padre de familia sobre el nuevo sistema de enseñanza, especialmente relacionado con las técnicas pedagógicas y metodológicas empleadas, no dejan de expresar cierta contrariedad y descontento.

Es bueno apuntar que, en parte, no hacen los deberes los alumnos sino los padres de familia y cuando ellos no tienen conocimiento del asunto o resulta demasiado enrevesado tienen que recurrir al vecino o la amiga más entendida en la materia para que les permita resolver el problema en que se encuentran enfrascados. Tenemos la impresión que las cosas han salido de tono y prácticamente muchos padres de familia de suyo responsables, han tenido que iniciarse en las nuevas enseñanzas o recurrir a personas versadas que puedan ayudarles en esas actividades… El sistema on line, como se le llama, porque ahora nos vamos identificando cada vez con el idioma inglés, que dicho de paso resulta provechoso, pero que no deja de complicar aún más este asunto que nos preocupa. Por otra parte, los maestros les recargan de tareas consiguiendo- no pocas veces- resistencia en sus alumnos, con lo que el profesor sigue siendo el cuco para sus estudiantes como ocurrió, en nuestros buenos tiempos, con el profesor de matemáticas que precisamente no nos dejó los mejores recuerdos, pues nos tenía con los cabellos de punta… Pero no repitamos los errores de ayer que los deberes o los exámenes sigan siendo el terror o la eterna pesadilla de los niños o jóvenes. Por eso la palabra vacación es tan grata y bien recibida por los alumnos. No desconocemos que en nuestro tiempo las cosas cambian y se impone la necesidad de estar con lo que demanda o exige la hora presente. No reiteremos aquellas actitudes equivocadas del pasado, ahora, esperamos que el maestro sea el mejor compañero o amigo de sus discípulos, con una buena dosis de afecto y comprensión para que logren ganarse el reconocimiento de quienes, en un mañana cercano, forjarán el futuro de la Patria. Que el aprendizaje se torne una tarea grata tanto para los educandos como los educadores… Esos son nuestros mejores deseos.