24 de junio, Día del Chofer Profesional Ecuatoriano

Cada 24 de junio, en Ecuador, está dedicado a celebrar al Chofer Profesional Ecuatoriano, gestor de uno de los sectores estratégicos importantes para la sociedad. Preocupado siempre por mejorar su cometido en forma responsable y oportuna, se constituyen en un soporte fundamental para el desarrollo del Ecuador.

En esta fecha conmemoramos la labor y el aporte que los profesionales del volante brindan en los diferentes sectores tales como la industria, comercio, agricultura, y turismo.

“Ser chofer es una profesión digna, de gente humilde, gente de trabajo del día a día”.

Rolando Hurtado, presidente de la Unión Provincial de Cooperativas de Taxis de Loja, reconoce la importancia del transporte, manifestando que esta es la fuerza productiva del país, sirviendo mucho en los diferentes sectores en donde se encuentre. “En épocas anteriores se lo veía al conductor como una persona más, pero en la actualidad, vemos como esta profesión da frutos a nivel nacional y mundial, con sus aportes en cuanto a movilidad”.

Ser chofer profesional es tener un don de servicio

“Vengo de una familia con profesionales choferes. Mi abuelito y mi padre lo fueron, por ello he sabido tomar esta carrera, de un profesional en el volante, con mucho respeto y vocación. A los 12 años tuve la oportunidad de conducir el vehículo de mi padre, un bus Ford 1600 a gasolina, esa es una experiencia que me deja marcado, y me ha servido. Conducir un vehículo a los 12 años, a consecuencia de que mi padre se encontraba enfermo, eso te ayuda a madurar desde muy joven. Mientras estudiaba, trabajaba como conductor; hasta cuando a los 20 años tuve la oportunidad de tener mi primer bus”, menciona.

En la actualidad es el dirigente del transporte de taxis.

“Estamos pasando momentos complicados”.

“Hemos tratado de tocar todas las puertas posibles: COE Nacional y Provincial, incluso la vicepresidencia y presidencia de la República, para que puedan escuchar el clamor de la transportación. Somos mini empresarios. Para poder trabajar necesitamos tener un vehículo; no es como cualquier empleado que no debe comprar su herramienta de trabajo, nosotros sí debemos hacerlo; y, esta pandemia nos cogió con deudas.

En Loja estábamos en un proceso para modernizar nuestras unidades, haciendo convenios con ciertas casas comerciales para mejorar la flota vehicular, unos lo pudieron hacer, otros no. En este momento, trabajamos 4 días con una producción del 45%, solo para la comida. Esperamos que el gobierno, a través de la llegada del Vicepresidente a la provincia nos cumpla el pedido que hizo la Unión Provincial de Cooperativas de Taxis de Loja”, dijo.

Familia

“Detrás de un volante hay un ser humano, detrás de un ser humano hay una familia. Lo que más se sufre es no poder compartir este tiempo con los hijos. Trabajamos 12, 16 o hasta 24 horas, y nuestros hijos se crían sin el calor de un padre o de una madre, porque también hay mujeres conductoras. Se les puede pagar el mejor establecimiento, la mejor educación, pero no se les puede dar lo más importante que requieren -la atención de un padre- y eso es lo que nos cohíbe nuestra profesión”.