Control exhaustivo para evitar mendicidad por Navidad

En época navideña era común observar un número considerable de personas locales solicitando dinero en la calle, sin embargo, en la actualidad es diferente, ya que los ciudadanos dedicados a esta actividad son extranjeros, muchos de ellos están de paso.

Cifras

El pasado 14 de diciembre, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) presentó la campaña Solidaridad sin Mendicidad cuyo objetivo es erradicar progresivamente la mendicidad y el trabajo infantil.

Juan Carlos Moreno Jaramillo, coordinador Zonal 7 MIES, aseveró que durante estas fechas los sentimientos de solidaridad se manifiestan y las personas entregan dinero u otras donaciones en las calles exponiendo a riesgos y vulneraciones de los derechos de niñas, niños, adolescentes, personas con discapacidad y adultas mayores, principalmente.

En la provincia de Loja, han brindado atención a través de los proyectos de erradicación progresiva del trabajo infantil, mendicidad y movilidad humana a 970 niñas, niños, adolescentes y personas vulnerables de los cantones Loja, Paltas, Saraguro, Catamayo, Calvas y Sozoranga, con una inversión que supera los USD 589.000.

Control

Durante este mes de diciembre, a la par de la sensibilización, también realizarán abordajes con apoyo de Policía Nacional, especialmente con la Dirección Nacional de la Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) de Loja, además de agasajos y colonias navideñas para evitar que familias salgan a pedir caridad en las calles.

El sargento Omar Camacho García, jefe (e) de la Dinapen en Loja, expresó que realizan operativos diarios en los sectores de afluencia de personas como: la 10 de Agosto, Sucre, 18 de Noviembre y los mercados como el Mayorista y Centro Comercial.

“La gente está siendo conciencia y no entrega dinero en la calle a personas adultas que utilizan a los niños; a quienes se los encuentra en esta situación, como es el caso de extranjeros de nacionalidad venezolana, dialogamos con ellos y les solicitamos que lleven a los menores a un albergue para que tengan un mejor cuidado, por ejemplo a la institución Dorotea Carrión”.

Agregó que la mayoría de los venezolanos dicen que están de paso y que máximo en dos días se dirigirán a la frontera para tratar de llegar al Perú.

Magali Casca Toledo, desde hace una semana se ubica en la esquina de la calle 18 de Noviembre y Rocafuerte. Contó que llegó al país hace más de 3 meses, pero a Loja lo hizo hace 2 semanas. “Pido caridad porque desea continuar el viaje hacia Perú, aunque durante estos días ha sido difícil porque la ciudadanía no me ha colaborado y no me alcanza para mis necesidades y la de mi hijo”. Las autoridades le han querido ayudar, pero no tiene a quien recomendar a su pequeño, lo que le imposibilita trabajar y su única opción es pedir caridad.(I).