El amor esa magia que nunca termina

Ruy Fernando Hidalgo Montaño

Hay gente que afirma que el amor ha cambiado en estos tiempos tan materialistas, dicen que se ha vuelto más superficial, interesado, y desenfadadamente comercial. Yo creo que no, lo que si cambiaron son las formas de amar, me explico, por ejemplo, ahora nos guste o no, vivimos una época de revolucionarios avances tecnológicos, lo que nos ha tornado si se quiere menos románticos; nos ha convertido en esclavos del reloj, en cautivos del trabajo y estas circunstancias han incidido en nuestras relaciones interpersonales a nivel de pareja como familiar, siempre estamos de prisa. Poco o nada buscamos espacio para darle cabida a este maravilloso sentimiento, no estoy generalizando no hay como hacerlo, pues todavía por suerte deben quedar muy escondiditos esos y esas amantes a la antigua, que no utilizan tanto el internet para comunicarse, y prefieren el puño y letra para plasmar todo lo que sienten por otra persona por muy distante que esta se encuentre.

Con esta pandemia incluso la convivencia se complicó, crecieron los femicidios de manera alarmante, ciertas parejas no soportaron estar juntos todo el tiempo, mientras otras afianzaron su amor disfrutaron mutuamente la compañía del otro 

Por ventaja aun existen seres que escogen el encanto de una serenata bajo el balcón de su amada, a la potencia de un súper equipo de sonido de un auto ultimo modelo que despierta a todo el vecindario. Pero bueno, volviendo a si el amor cambio o no, yo personalmente sostengo que el amor sigue intacto, continúa siendo esa fuerza que se da por entero y no conoce lo mezquino, el amor esta en todo momento siempre esta rondando y nunca se detiene como el viento. El amor nos da luz interior, nos acerca más a Dios, nos sensibiliza el alma, aunque también a veces nos hace perder la calma ¿Pero que fuera de este mundo sin amor? Seríamos seres opacos sin brillo sin creer en nada ni en nadie, sin horizontes sin metas, vagando a  la deriva como barco sin timón, no tendríamos el amor santo de una madre buena, ni el apoyo incondicional de una mujer a tu lado que te acogió con todos tus defectos  y virtudes, como tampoco contaríamos con el respaldo de una familia dispuesta a jugarse todo por defender tus  intereses sin pedir nada a cambio, no habría nada bueno que esperar,  el prisionero  jamás recibiría visitas, los enfermos morirían abandonados y tristes, nadie haría locuras divinas motivadas por amor, nadie le pararía bola a una noche de luna y estrellas, ningún adolescente probaría lo lindo de esperar a la chica que le gusta frente a su colegio solo por verla pasar junto a él.

¡Qué bueno, pero qué bueno que el amor siga siendo esa magia que nunca termina!, Esa sensación hermosa que impulsa a entregar todo por nada, esa magia que nos hace amar a toda costa aunque no seamos correspondidos, esa divina locura que nos hace buscar con afán lo imposible, aún sabiendo que tenemos pocas posibilidades de alcanzarlo, solo el amor libera al hombre de sus ataduras y lo vuelve sabio, así que amigos sigamos amando sin restricciones ni barreras y continuemos haciendo del amor esa magia que nunca termina, la misma que le permitió al autor de estas letras, encontrar  a la que  fue y sigue siendo su primer amor después de 34 años de buscarla. FELIZ MES DE SAN VALENTIN A TODOS LOS QUE SE AMAN