El rojo navideño rodea a la mágica esencia del pesebre

Loja. Al llegar al domicilio de Rita Betancourt Nole, la Navidad y paz se siente por doquier. El color rojo matiza el camino y el ambiente para llegar a su mágico pesebre que se divisa desde la ventana.

“Tenemos la tradición de todos los años hacer nuestro nacimiento con mamá; estamos siempre adquiriendo piezas. Cada vez, verdaderamente no es igual, siempre es diferente con lo que se tiene”, revela Rita. “La unión familiar siempre nos ha caracterizado, donde perdura la paz y el amor. Ojalá cuando nosotros ya no estemos, continúe la tradición que la llevamos durante 15 años”. Uno de sus hermanos es arquitecto, también da su toque con ideas.

Unas 500 piezas las combinan solo en el pesebre, alrededor de Jesús, José y María. Un globo aerostático en miniatura y otras figuras con movimiento captan también la atención. Hay más elementos navideños que decoran el comedor, la sala, baño, las ventanas, las paredes, sillas y en las mesas.  Les tomó casi cuatro semanas poner a punto; ya que algunos días tuvieron que viajar.

“Siempre exhibimos hasta Carnaval. Además, en febrero, un padrecito viene a casa y ofrece la misa, para eso todos mis hermanos traen sus niños Jesús”, comenta. “Luego desarmamos y guardamos nuevamente”.

Invitación

A quienes deseen observar este arte en el hogar de Rita, serán bienvenidos. Está ubicado en la esquina de las calles 18 de Noviembre y Catacocha. En una de las ventanas luce un Papá Noel y desde allí quienes transitan por el sector, observan la mágica decoración de esta generosa familia que compartió  con Diario Crónica un grato momento.

“Para nosotros, el mensaje de esta época, es la unión familiar que siempre nos ha inculcado mis padres Julio César Betancourt -que por el momento ya no está aquí, ya le tenemos en el cielo- y mi mamá María Cristina Nole, además que nos llevemos bien entre hermanos y que haya felicidad”, finaliza Rita.(I).