Diciembre festivo y pandemia imparable

Antonio C. Maldonado V.

Como está anunciado y una vez que arribamos al mes de diciembre la principal festividad es la Fundación de Quito que se la lleva a efecto por algunos días esto es antes y después del 6 de diciembre, la fecha de la conmemoración, con una serie de espectáculos que concentran masivamente a los ciudadanos de “la carita de Dios” como la llaman y tratándose de la Capital de la República atrae a quiteños radicados en el exterior, nacionales de todo el país y extranjeros que tienen deseo de conocer la maravilla del Centro Histórico, acertadamente declarado Patrimonio de la Humanidad; a más de lo indicado el Municipio Capitalino instala artefactos eléctricos y engalana de diversos colores los Centros Históricos y locales de la administración seccional y nacional, celebrando la Navidad que es el natalicio del “Niño Jesús”.

Esperemos que esa dilatada celebración no aumente el número de contagios de la pandemia que ya se ha iniciado además con las variantes que llegan de diversos países del mundo lo que determina que la pandemia existente no se extinga sino que se prolongue con las variantes Delta y la nueva, Omicrón, que son más contagiosas que la primera, debido a lo cual se debe continuar usando la mascarilla, mejorar la ventilación, preferir que las reuniones sean en espacios abiertos aprovechando que las vacunas que hasta el momento están funcionando muy bien; sin embargo, a nivel mundial se debe trabajar con perseverancia y sin bajar la guardia en la vacunación que no está cubierta en su totalidad, inclusive en nuestro país no se llega al 70% de toda la población con la segunda y se inició la tercera. En definitiva, tenemos una celebración muy preocupante a lo que hay que agregar que el Presidente de los EE.UU. de Norteamérica manifestó públicamente que no hay que atemorizarse por la presencia de las variantes, pero tampoco bajar la guardia en las medidas de bioseguridad.

Los gobernantes del país, las funciones Legislativa, Ejecutiva, Judicial, Electoral y la de Transparencia y Control Social permanecen en pugna permanente desestabilizando el proceso de gobernabilidad del Ejecutivo que con dificultad obtuvo la aprobación del Proyecto de la Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal tras la Pandemia del COVID-19, con una votación en la que aconteció algo inesperado, que el bloque de legisladores de UNES, que agrupa al Correismo, votó por la aprobación del Proyecto de Ley, dando la razón a un Analista Político que días antes manifestó: “más son las coincidencias que las discrepancias con el actual Gobierno”, lo que indudablemente produjo severas críticas de parte de los asambleístas de PACHAKUTIK, la Izquierda Democrática y del PSC inconformes con la carga tributaria que se comenzará a pagar en una u otra forma desde el próximo año el pueblo ecuatoriano.

Por otra parte, la inseguridad ciudadana no se la atiende debidamente y también se han vuelto insolucionables la pobreza, miseria y desnutrición que se los está olvidando, por eso esta Navidad será muy cruel para la niñez que no sale del empantanamiento en que se la mantiene y que la estamos palpando a diario en las calles de las urbes protagonizada por los limosneros, equilibristas en las paradas semaforizadas, traga fuegos, malabaristas, seres humanos sin ninguna educación, etc. esperemos que el Presidente atienda este clamor con la finalidad de erradicar este “caldo de cultivo” que es la formación de la futura delincuencia.